Ejército India toma zona ataques

BOMBAY, India. AFP.- Un comando militar rescató a 39 personas atrapadas dentro del hotel de Bombay Oberoi/Trident y las “operaciones de limpieza” continuaban tras los ataques de islamistas que el miércoles causaron al menos 125 muertos, indicó la policía en las primeras horas del viernes.

 “Unas 39 personas han sido evacuadas, algunas de ellas extranjeras”, declaró un portavoz de la policía de Bombay, añadiendo que esas personas se escondieron en sus habitaciones cuando comenzó el ataque.

 “Nuestras fuerzas estan registrando todo, buscando a otras personas que pueden aún estar dentro. Estamos chequeando cuarto por cuarto”, dijo la fuente.

 “No podemos decir con toda certeza que ya no quedan terroristas en el hotel”, añadió.

 El hotel Oberoi/Trident es uno de los dos hoteles de lujo de Bombay que fue atacado el miércoles. Se cree que en ese complejo de cinco estrellas había 200 rehenes.  Las autoridades dijeron que el hotel Taj Mahal había sido casi completamente despejado por comandos, y que sólo quedaba un militante herido escondido en el edificio.

 Dos fuertes explosiones se registraron a primera hora del viernes cerca de un centro judío en Bombay, donde se cree que militantes islamistas vinculados a los atentados del miércoles estaban escondidos, según un periodista de la AFP que fue testigo.

 Las explosiones se produjeron en un lugar en el interior de Nariman House (un complejo residencial y de negocios) donde se encuentra el centro judío.

 Policía y comandos del ejército rodearon el lugar y rechazaron comentar la operación de seguridad que llevaban a cabo.

 Un diplomático israelí presente en el lugar aseguró que un número indeterminado de personas, incluidas probablemente algunas de nacionalidad israelí, se encontraban en el interior del centro judío. Siete de ellas fueron liberadas el jueves por los comandos militares.  Estos hechos se produjeron al día siguiente de unos atentados perpetrados en Bombay por hombres armados con fusiles de asalto y granadas que atacaron los citados dos hoteles y otros ocho lugares, entre ellos la estación ferroviaria central y un hospital.  Los atentados fueron reivindicados por un grupo islamista que se presentó como los Muyaidines del Decán, por el nombre de la meseta que cubre gran parte del centro y del sur de India.  Al menos 125 personas murieron y cerca de otras 300 resultaron heridas en los ataques y en los tiroteos que siguieron.

Varios extranjeros entre los muertos

Una decena de extranjeros figura  entre los muertos, entre ellos un japonés, un australiano, un británico, un italiano y un alemán.

 El ministerio de Relaciones Exteriores británico confirmó el jueves por la noche que uno de los fallecidos es un hombre de negocios con doble nacionalidad, británica y chipriota, que conversó telefónicamente con el canal BBC cuando estaba retenido en el hotal Taj Mahal.  Cuando se inició el ataque “nos escondimos debajo de las mesas y (los asaltantes) apagaron todas las luces. A punta de metralleta nos llevaron a la cocina, después a un sótano, antes de volver al salón”, donde había un millar de personas, según explicó a la televisión británica.  En referencia a los autores de los atentados en Bombay, el primer ministro indio, Manmohan Singh, declaró que llegaron “de fuera del país”.  Poco después, el responsable de las operaciones en Bombay, el general R.K. Hooda, afirmó que los asaltantes procedían “quizá de Faridkot, en Pakistán”, el país vecino y eterno rival al que Nueva Delhi acusa a menudo de apoyar a los islamistas que atentan en suelo indio.