Ejército se enfrenta a insurgentes por control de refinería

Miembros de la brigada iraquí Chiita

BAGDAD. AFP. El ejército se enfrentaba ayer a insurgentes sunitas por el control de la principal refinería de Irak e intentaba frenar su avance al oeste, al tiempo que el secretario de Estado norteamericano John Kerry hacía un llamado a la unidad política para evitar la desintegración del país.

El Alto Comisionado de la ONU a los Derechos Humanos indicó ayer que más de 1.000 personas han muerto en varias regiones de Irak entre el 5 y el 22 de junio. En el plano diplomático, Kerry se entrevistó en Erbil (norte) con los dirigentes kurdos, después de haber prometido a Bagdad un apoyo “intensivo” para contrarrestar a los yihadistas que han logrado conquistar localidades de Irak.

Asimismo, los primeros consejeros militares que el presidente estadounidense Barack Obama prometió enviaría a Bagdad iniciaron su misión, según el Pentágono. En total, 300 consejeros viajarán a Irak para apoyar a las fuerzas del país, pero ningún soldado será desplegado en el terrero, según anunció el mandatario estadounidense.

Los insurgentes, liderados por el grupo ultra radical Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), lanzaron ayer un nuevo asalto en la refinería de Baiji al norte de Bagdad.

Los soldados iraquíes contrarrestaron el ataque y seguían luchando en la zona, según responsables. Las tropas iraquíes contaban con el apoyo de la aviación que llevó a cabo bombardeos sobre Baiji.

Diez niños y 9 mujeres murieron en los bombardeos, según un responsable, mientras la televisión oficial hablaba de 19 “terroristas” muertos. Otros bombardeos dejaron 6 muertos anoche. El ejército había impedido un precedente ataque contra esta refinería a mediados de junio.