El 21 de noviembre

Buscar otras fechas:

Día Mundial de la TV
Rosa Francia Esquea

El 21 de noviembre celebramos el Día Mundial de la Televisión, en conmemoración al día en que  en 1996 se celebró el primer Foro Mundial de Televisión en las Naciones Unidas.

El propósito de esta fecha  es impulsar los intercambios mundiales de programas de televisión referentes a cuestiones de la paz, la seguridad, el desarrollo económico y social y la profundización de los intercambios culturales.

También, es propicia para reflexionar acerca de los contenidos de los programas que vemos en la llamada pantalla chica, sobre todo ustedes, niños y niñas, que deben aprovechar toda esa tecnología para su sano desarrollo.

¿Cuáles son los programas más adecuados para ustedes, niños y niñas? Sin lugar a dudas aquellos que les ofrecen entretenimiento  sano y que contribuyen a su educación y formación.

Lo más aconsejable es que disfruten de programas adecuados para toda la familia, porque así  hay una mayor integración en el hogar. De esa manera,  también,  pueden dialogar con papá,  mamá  y demás integrantes de la familia acerca del contenido de los programas.

Asimismo, hay que usar la televisión de manera razonable;  los especialistas señalan que lo  correcto es que sea dos horas como máximo y  deben evitar tener el aparato encendido en  las horas de la comida, porque eso los distrae y pueden descuidar su alimentación.  Tampoco es prudente tener aparato en su cuarto, porque si ustedes no están bien disciplinados esa

actividad puede trastornarles  su horario de sueño. 

En nuestra televisión, sea local o por cable, hay una gran variedad de programas infantiles que son muy entretenidos y educativos, como los de Plaza Sésamo y otros que se difunde a través de Discovery Channel, y otros canales educativos.

Algunos  son puramente cartones animados, en los que está presente una gran carga de violencia física; por el desarrollo de la salud mental de ustedes, chiquitines no les aconsejamos ver estos programas.

Asimismo, hay que tener cuidado con los comerciales y jamás  se  les debe ocurrir imitar algo incorrecto que ustedes ven en  algún anuncio y con el tipo de comidas y golosinas que se promueven porque muchas veces no son las más saludables o  nutritivas.

También, tanto a nivel local como internacional, hay programas dirigidos especialmente a los niños;  con respecto a ellos, creo que papá y mamá son quienes deben verlos junto a ustedes y decidir cuáles con los más convenientes, por los mensajes positivos que tengan.

 La  televisión, amiguitos,  no debe interferir jamás con la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y su desarrollo social; así como tampoco con cualquier otra responsabilidad. Responsabilidad. En el hogar que se les haya asignado. Los invitamos también a apagar la televisión tan pronto terminen de ver un programa, para así ahorrar energía.