El abogado de Kerviel acusa a la SocGen de complicidad

El abogado de  Jérôme Kerviel – quien presuntamente planeó el mayor fraude comercial   en la historia  financiera – acusó el domingo a su empleador, Société Générale, de complicidad en el escándalo que ha costado al banco de 4,900 millones de euros (US$ 7,100 millones).

“La pregunta  es ¿podemos realmente hablar de fraude cuando parece que todo el mundo sabía lo que estaba haciendo Jérôme?”, dijo Guillaume Selnet.

 Insistió en que “no había Jérôme Kerviel organización.  No está a la cabeza de algunos de la red”, lo que implica que el señor Kerviel había trabajado, sino que sugiere complicidad por parte del banco, ya que es consciente de sus oficios.

 El señor Jérôme Kerviel es acusado de falsificar documentos para cubrir el hecho de que él había construido puestos no autorizado de futuros de aproximadamente  50 mil millones de euros en tres índices europeos.

 El abogado de Jérôme Kerviel se negó a decir cómo el banco podría haber sabido acerca de estas transacciones o cómo el señor Kerviel ha forjado esas coberturas, diciendo que estas cuestiones fueron el centro de la investigación. 

La cifra

7,100

Millones de dólares.   Fue el monto de las pérdidas que provocó a la Société Générale el fraude de que se acusa al corredor  Jérôme Kerviel.

Las pérdidas subprime podrían elevarse a $400 mil millones

Un grupo senior de encargados de formular políticas mundiales ha planteado proyecciones del tamaño de las pérdidas de crédito relacionadas con las hipotecas subprime en una acción que implica que instituciones financieras tendrán que aumentar sus cancelaciones en libros.

Hablando después de la reunión de los líderes financiero del G7, Peer Steinbrück, ministro de Finanzas alemán, dijo que ahora el G7 temía que las pérdidas  en bonos vinculados a las hipotecas subprime de Estados Unidos podrían alcanzar los U$400,000 millones.

Esto es marcadamente superior a los $120 mil millones de pérdidas de crédito que los bancos de Wall Street y otras instituciones han revelado en las últimas semanas -y también mucho más que los estimados de la Reserva Federal de Estados Unidos. Las estimaciones de pérdidas subprime el año pasado fueron de $100,000 millones -US$150,000 millones. Pero los ministros de Finanzas del G7 admitieron que no está claro dónde emergerá eventualmente gran parte de este impacto subprime, debido a que -entre otras razones- el ritmo de la concesión de créditos es aún incierto.  Steinbrück y otros ministros apelaron a las instituciones financieras para que proporcionen “una pronta y completa exposición” de las pérdidas, para restablecer la confianza. “Los próximos diez a quince días serán cruciales porque vamos a tener las primeras cuentas (de instituciones financieras) auditadas desde que comenzó la crisis”, agregó Mario Draghi, gobernador del Banco de Italia y presidente del Foro de Estabilidad Financiera, un comité de supervisores internacionales y bancos centrales.

Draghi dijo que reguladores están dispuestos a forzar a los bancos a revelar sus pérdidas y reponer su capital social.

  No descartó la posibilidad de que los gobiernos podrían eventualmente verse en la necesidad de inyectar capital en los bancos, aunque insistió en que las soluciones de mercado debe prevalecer. 

Ven probable crecimiento sea lento

Los ministros de Finanzas  reconocieron que era probable el crecimiento lento en todas sus economías, ya que el mundo se enfrentaba a lo que Hank Paulson, secretario del Tesoro de los Estados Unidos, llamó un “entorno incierto y difícil”, debido a la más estricta restricción de crédito, un deterioro del mercado de la vivienda en Estados Unidos, el aumento de los precios del petróleo y el aumento de la inflación.

 Pero Paulson dijo que creía que Estados Unidos tenía buenas oportunidades de evitar la recesión.  “Yo creo que vamos a seguir creciendo.  Si está creciendo, no hay recesión, ¿no?”.

Además comentó que el debate del G-7 se centró en “la forma de minimizar los efectos secundarios que se están verificando en los mercados de capitales dentro de una economía más amplia”.

Fabricantes UE superarían situación

Las compañías manufactureras europeas se mantienen optimistas de que sus ventas se incrementarán en  2008 y que su negocio permanecerá inmune al profundo pesimismo que hay sobre la economía de Estados Unidos y entre las compañías de ese país.

En una encuesta pan-europea sobre expectativas, 56 por ciento  de los fabricantes europeos dijo esperar que sus volúmenes de ventas crecieran este año, comparado con 12% que pronosticó su declive. En Europa los niveles de confianza están fuertemente influenciados por las perspectivas de la economía de cada uno de los países que conforman esa zona. En España, el balance positivo bajó de 63% a 21% el año pasado, mientras declinó marginalmente en Inglaterra, Alemania y los Países Bajos.    

Apoyo al BCE

Los resultados apoyan el argumento dado por el Banco Central Europeo la semana pasada de que los fundamentos de la economía en la Europa Continental “permanecen fuertes” y podrían levantar esperanzas de que Europa escapará relativamente ilesa de la incertidumbre financiera.

Tasas

Los mercados esperan que haya  cortes en las tasas del BCE.

La empresa Sony Ericsson pone sus ojos en China y la India

Andrew Parker y Maija Palmer

Londres

Sony Ericsson ha admitido que su presencia es “débil” en India, China  y Estados Unidos y ha designado esos países como prioridad mientras busca convertirse en uno de los tres fabricantes más grandes de teléfonos móviles para 2011.

    Dick Komiyama, el nuevo presidente de la compañía, expresó su confianza de que alcanzará su objetivo para 2011 a través del crecimiento orgánico y descartó  comprar una división de auriculares de la fabricante de teléfonos móviles estadounidense Motorola.

    En su primera entrevista desde que llegara a la presidencia de Sony Ericsson en noviembre, Komiyama también le dijo a Financial Times que considerará el caso para la compañía fabricante de móviles que cuesten tan solo US$25. Si él fuera a implementar este cambio, marcaría un gran cambio de estrategia.

Distribución del mercado de móviles

    Nokia tiene 38.1 por ciento  del Mercado del total de móviles vendidos hasta septiembre 2007, seguido por Samsung con 14.5 por ciento.

En cambio, Motorola, con 13.1por ciento y Sony Ericsson con 8.8 por ciento, según la agencia de investigación Gartner.

Montañas de dinero  mueve el sector tecnología

La columna de Lex

FT

Por años las compañías tecnológicas han fabricado montañas de dinero en efectivo casi como si fuera cuestión de honor, negándose a pagar grandes dividendos por temor a perder su reputación de compañías de crecimiento. Pero ahora están empezando a aceptar la realidad. La mayoría ha madurado.

En muchos casos, fuertes flujos de caja significan que una posición de deuda neta realmente hace más sentido que un balance lleno de efectivo.  Los dividendos generosos siguen escasos, pero un mayor número de empresas ha pasado de las recompras de acciones como una forma de mantener sus balances de efectivo en niveles decorosos, a hacer cheques para sus adquisiciones. Oracle comenzó la tendencia en 2003 con su persecución de PeopleSoft y luego de Siebel Systems. Cisco ha pagado $6,900 millones por Scientific Atlanta, Nokia está dando $7,700 millones por Navteq y Microsoft ofrece $21 mil millones de balance neto en caja más una suma similar en acciones en su oferta no solicitada a Yahoo.

Pocas han tomado la ruta de IBM, más madura, que tiene una deuda neta de 19 mil millones, pero hay un mayor interés de utilizar efectivo entre estas empresas, en un mundo donde el precio de las acciones múltiples ha bajado a la tierra. Oracle y Microsoft incluso han señalado los beneficios de la economía tradicional, como ahorros en costos, cuando venden sus adquisiciones a los inversionistas. Espere más presión para gastar efectivo en el sector. Google ha estado coqueteando con usar su efectivo pagando 3,100 millones por DoubleClick, pero ninguna compañía parece tener prisa en firmar megatratos o devolver efectivo a los accionistas. Hay pocos objetivos de oferta obvios e incluso después de la reciente caída en los precios de las acciones, los inversionistas están más interesados en sus posibilidades de crecimiento que en la eficiencia de sus balances.

VERSIÓN AL ESPAÑOL DE MIRIAM VELIZ