El agua alcalina entre mitos y verdades

23_03_2015 HOY_LUNES_230315_ ¡Vivir!1 C

Los fabricantes de dispensadores de agua alcalina prometen una fuente de vida y salud a sus compradores; sin embargo, estudios como el de Kenneth Jordan, del Departamento de Química de la Universidad de Pittsburgh, (Pensilvania, Estados Unidos), contradicen esta creencia. Jordan afirma que nadie debería consumir agua con un pH más elevado que el natural.

Todo está en el pH. En 1909, Soren Peter Lauritz Sorensen, un químico danés, descubrió el concepto de potencial del hidrógeno, que es lo que conocemos como pH. La escala del pH mide acidez o alcalinidad de una disolución. A mayor alcalinidad, el pH será más elevado y viceversa, en una escala del 0 al 14, en el que 7 es el nivel neutro. A más alto pH de un líquido, menos iones libres de hidrógeno tiene, y cuanto más bajo es el pH, más iones libres de hidrógeno presenta.

Considerando que nuestro cuerpo está compuesto en un 70 % de agua, la calidad de la que bebamos y la frecuencia con la que lo hagamos tendrá un efecto positivo o negativo en nuestra salud. Un pH muy ácido pone en peligro la vida marina, pero nuestro cuerpo es capaz de autorregular su pH. Esta es la clave para entender por qué el agua alcalina podría traer problemas a nuestro organismo si la consumimos por períodos largos de tiempo, en especial si no padecemos de ninguna enfermedad que requiera su consumo.

¿Cómo funciona un alcalinizador de agua? Un sistema alcalinizador de agua (cuyo costo oscila entre los 500 y 1000 dólares) se basa en un proceso llamado electrólisis “por el cual, el agua pasa por corrientes eléctricas y sus moléculas se alínean y se separan los átomos de hidrógeno”, afirma el sitio web sistemashem.com, un distribuidor de sistemas de agua alcalina.

El mismo sitio asegura que “el agua alcalina tiene la propiedad de prevenir el rápido proceso de envejecimiento, eliminando gran parte de la oxidación natural. Esto hace que la persona que tome agua alcalina pueda verse más joven”, entre otros increíbles beneficios. Sin embargo no existe ningún estudio concluyente que avale esta teoría.

Lo que sí se ha encontrado es que tanto un exceso de acidez como de alcalinidad (alcalosis) son nocivos, y que los pulmones y los riñones son los órganos que juegan un papel determinante en regular el pH del organismo.

Las teorías que indicaban que el agua alcalina era la cura contra el cáncer, al basarse en que las células cancerosas no podrían sobrevivir en un ambiente alcalino, han sido prematuras; sin embargo, un estudio del “Journal of Biological Chemistry” concluyó que un pH alcalino inducía a la muerte celular, aunque las causas no fuesen del todo claras.

Una vida saludable. Lo más sensato parece ser tomar las cantidades adecuadas de agua diariamente (8 vasos como mínimo) y no basar nuestras expectativas de salud en el consumo de un tipo de agua, sino de todo un conjunto de hábitos saludables.

ZOOM

Uno de los métodos utilizados para medir el pH de un líquido son las cintas reactivas. Estas se sumergen en la disolución y tras 10 o 15 segundos reaccionan tornándose de un color que corresponde a uno de los diferentes niveles de pH, que van desde 0 al 14.

El cuerpo humano tiene distintos niveles de pH. Por ejemplo, el de la piel humana es de un 55 y el pH de la sangre alcanza los 7.5, aproximadamente.

Para mediciones más exactas del pH se utiliza el pH-metro, un dispositivo que emplea un método electroquímico para obtener los resultados deseados.