El Agua NO engorda 
¡El agua es el único alimento que no engorda!

http://hoy.com.do/image/article/236/460x390/0/D20879EA-1D7A-4497-9EDE-AC378A47C3AE.jpeg

POR SUSANA CORDOBA
Definitivamente  y  sin  excepciones, esta   afirmación   es positiva. Comencemos  por  decir que el agua se considera  esencial  e indispensable  para la vida, sabemos que  podemos  subsistir sin  alimentos por alrededor de un mes, pero si no ingerimos agua en cinco o seis días perdemos la vida.

El  agua  no  tiene  calorías  porque  no  tiene  nutrientes (proteínas, carbohidratos, grasas), y por esta razón no  puede engordar.

Aunque se mezcle con cualquier tipo de alimento, no engorda, solo  se  asimilan las calorías de los nutrientes contenidos en el alimento.

Muchas  personas  piensan  que engordarán  porque  luego  de consumir carbohidratos (pan, pastas, arroz, etc.) con  agua y sienten un estado de plenitud; lo que pasa  es  que los carbohidratos tienen la particularidad  de absorber  líquido y su volumen aumenta y  hasta  que  no  se metabolizan tenemos esa sensación. Podemos comprobar esto al dejar arroz hervido en agua, el arroz absorbe el agua  y  el volumen  aumenta. Pero las calorías serán las mismas  si  lo consumimos solo o con agua.

Engordamos cuando tenemos un  balance positivo entre lo que ingerimos y las calorías que gastamos. Si consumimos 2000 calorías y  sólo  gastamos 1500, tendremos un ahorro de  500,  que  se almacenarán en forma de grasa; luego de una semana  esto  se traduce en una libra más de peso. No  hay  restricción tampoco en la forma o momento  del  día para  consumir agua. Lo que no es recomendable es  ofrecerle agua  en las comidas a un niño inapetente, o a una persona  de la  tercera  edad que por condiciones de salud  tiene  los jugos gástricos mermados. En el caso del inapetente, el  agua hará  que coma menos todavía y en caso del anciano los jugos gástricos  escasos  se  diluirán y harán  la  digestión  más lenta.

Ahora,  si  tenemos  el  caso de una persona  que  sufre  de retención  de líquidos, no es por el agua sino porque  algún órgano  o  patología podría desencadenar un edema, por  ejemplo, problemas   renales,  hipotiroidismo,  etc. Cuando   esas patologías  son tratadas  el edema  desaparecerá.

Hasta  hace  poco  se decía que el agua ayudaba  a  rebajar, basado  en la evidencia de que una persona que esté sometida a  una dieta para reducir peso y consumiera suficiente  agua se  notaba  que lo hacía con más rapidez que  una  que  solo llevara alimentación especial. Las investigaciones concluían que  era  debido  a  que  así como el agua  elimina  toxinas, ayudaba a eliminar las grasas que se iban quemando al llevar una dieta hipocalórica.

Después de investigaciones, se determinó que hace que el metabolismo se eleve hasta en un 30%, por lo que se rebaja más.