El amor guarda una estrecha relación con la buena salud

http://hoy.com.do/image/article/421/460x390/0/8C517882-3309-480B-828E-47A2A949915D.jpeg

Ponerle pasión a las cosas que realizas todos los días, así como sentirte amado y correspondido pueden influir más de lo que crees en el buen funcionamiento de tu organismo.

Tu salud física y mental en gran medida están en manos de sentir ese maravilloso sentimiento.

Inclusive, expertos aseguran que hacer el amor con regularidad ayuda a mantener el organismo en buen estado.

Al besar.  La sensación desencadena la liberación de hormonas inductoras del placer en el cerebro.

-Musculación: la boca es la parte más móvil del cuerpo y al besar se mueven los 34 músculos faciales al mismo tiempo.

-Maquillaje: los besos hacen que los labios se hinchen de sangre, se tiñan de rojo y brillen con la saliva. Todo un precursor natural de la barra de labios.

-Anti-halitosis: los besos aumentan la secreción de saliva, que drena las células muertas y las bacterias.

Al sentir caricias.  Hay muchas formas de sentir caricias, por ejemplo a través de los masajes: alivian el dolor, aumentan la inmunidad a la enfermedad y reducen el estrés.

-Comunicación: la piel es un vasto y sofisticado órgano sensorial que aporta las percepciones más agudas e inmediatas.

-Electricidad: en la medicina china, las yemas de los dedos son canales de energía. El meñique, por ejemplo, es un dedo prodigioso para el amor porque está ligado al corazón, uno de los meridianos más importantes de la energía corporal. Cuando los novios chinos salen de paseo, suelen cogerse por el meñique.

 Las feromonas.  Tanto hombres como mujeres segregan estas hormonas por unas glándulas sudoríparas especiales situadas bajo las axilas, alrededor de los pezones y en la zona genital. Son el perfume del deseo.

La feromona masculina se transmite a la compañera durante la relación sexual y sirve a la mujer para normalizar el ciclo menstrual, favorecer la fecundidad y retardar la menopausia. La feromona femenina se transmite a través de la relación sexual y el contacto epidérmico, contribuyendo a mantener viva la potencia sexual masculina.

O sea, una Viagra natural, también se dice que la versión femenina de la fragancia “Rush” (literalmente, el arrebato orgásmico) de Gucci está elaborada con ellas.

Cuando amas.  Ocurren en tí varias reacciones positivas y una de las más llamativas es que rejuveneces, así como estás leyendo mantener una actividad sexual con regularidad, con unas relaciones adecuadas, no excesivas, hace que el cuerpo se fatigue menos, adquiera vitalidad y se mantenga joven.  El corazón humano necesita mucho amor. Se ha comprobado que los hombres que hacen el amor dos veces por semana tienen la mitad de probabilidades de morir de una enfermedad coronaria, que aquéllos que  sólo lo practican una vez al mes.

Gimnasia rítmica.  Durante el coito el corazón alcanza unos 120 latidos por minuto, llegando a 160 durante el orgasmo, o sea, lo mismo que practicando aeróbicos.

Entrenamiento:  Una relación de una hora u hora y media equivale a tres kilómetros de footing, dos partidos de tenis y cinco baños en una piscina.

Pernicioso.  La supresión de las relaciones sexuales es nociva si se aplica la regla que dice “las funciones que no se ejercitan tienden a disminuir hasta desaparecer”.

El amor es un sentimiento tan grande que no hay forma de definirlo, lo que si queda muy claro es su importancia en nuestra vida y su relación con nuestra salud.  No estamos hablando solo de las relaciones románticas, el amor es más que eso. Muchos especialistas han realizado  experimentos diversos, para comprobar la relación entre salud y amor. Entre los descubrimientos destacan:

Recuperación rápida.  Las personas que están enfermas y tienen alguien que las ame y que esté pendiente de ellas tienen una recuperación más rápida que la de un enfermo que no tiene el afecto de nadie.

El amor previenen algunas enfermedades.  Con el amor la calidad de vida es mejor y las personas enferman menos. Los sentimientos negativos se ven neutralizados por los sentimientos positivos y nuestro organismo funciona mejor.

Mejora la calidad de vida.  Cuando tenemos problemas y estamos solos sin pareja o sintiéndonos no correspondidos en amor aumentan las posiblidades de enfermarnos y de sentir depresión, ya que el sistema inmunológico sufre un desequilibrio. El amor  prolonga la vida, pues cuando una persona se siente amada percibe  los problemas menos pesados, gracias al apoyo de otros.

La clave

El verdadero amor

Para comprobar que  en verdad es amado o ama (desde el punto de vista de pareja) es importante analizar si “su amor” cumplió las cuatro fases: 1. Enamoramiento/ 2. La pasión /3. Romance/intimidad (aprendan a comunicarse desde el centro de quien ellas realmente son)./ 4. Compromiso (El verdadero amor no tiene redes, sino etapas. Las parejas que transitan estas etapas de forma natural, aprenden a disfrutar del amor romántico y no a sentirse atrapadas.

Energía y estrés.

El bienestar emocional que se siente al poder dar cariño y ayudar a los demás hace a las personas sentir que tienen más energía y se combate el estrés, según los expertos.

El amor y el corazón.

El amor no solo destroza al corazón imaginario, las malas relaciones entre las parejas también afectan al órgano cardíaco. Las personas en malas relaciones matrimoniales tienen más posibilidad de sufrir problemas del corazón.

Recibe y da amor

Como el amor ayuda a curar es recomendable auto medicarnos una buena dosis  todos los días y así vivir sanos y alegres. Para esto no se necesita receta médica, ni consulta. Tanto es necesario recibir como dar amor, pues  es una necesidad básica en la vida. Es indudable que los lazos de amistad, cariño y afecto, familia, trabajo, comunidad refuerzan la salud y la felicidad.  Para poder dar amor y para recibirlo trata de ser amable, sonríe siempre, evita el enojo, y escucha a los demás. Ten contacto físico con tus amigos, familia, colegas y pareja. Ama siempre para recibir amor y demuéstralo. Si estás pasando por un duelo emocional y sientes que no puedes superarlo busca ayuda profesional y evita enfermar físicamente.

“La definición de “El verdadero Amor” es ofrecida por el terapeuta y psicólogo Héctor Zorrilla.  Puede ser contactado en: www.misionparavivir.org.