El amor en los adultos mayores .

21_03_2016 HOY_LUNES_210316_ ¡Vivir!1 C

Para muchas personas, pensar en el amor en el ocaso de la vida no tiene mucho sentido.

Muchos piensan que a esta edad ya se ha perdido la capacidad de amar y ser amado; sin embargo, es posible establecer una relación de pareja plena.

Y es que, según los cánones impuestos por la sociedad, una persona de 65 años o más debe regirse por la conductas basadas en la cordura, la realidad, la lógica y serenidad, por lo que a esa edad es imposible pensar en enamorarse.

Sin embargo, la psicóloga clínica Roxana González, explica que el amor en esta etapa de la vida es uno de los más bellos y puros, debido a que este tipo de amor ya ha pasado todas las pruebas de fuego.

Sostiene que es diferente del amor de adolescente, que se basa en hormonas, neurotransmisores y una parte química muy importante -un amor de tipo Romeo y Julieta-, una etapa durante la cual los jóvenes entienden que se vale todo por amor. Ellos lo sufren grandemente, entran en crisis, ansiedades, tristezas y sienten que su vida se les acaba si algo pasa. El amor en la tercera edad ya ha pasado esa etapa del ciclo vital, por lo que va llegando a un amor con más compromiso y responsabilidad, un amor “más estable”.

Matrimonios que perduran. Aunque muchas personas podrían pensar que hoy por hoy es imposible que un matrimonio dure toda la vida, existen personas que siguen juntas después de 30, 40 o 50 años.

“Cuando una pareja es capaz de pasar las diferentes etapas de su ciclo vital de manera sana, llega a la etapa en la que puede experimentar el amor en la tercera edad. Ellos ya pasaron de ser novios, a esposos, a padres, en algunos casos a vivir “el nido vacío”, cuando los hijos se van, han llegado a ser abuelos y otros bisabuelos” dice la especialista.

Posiciones de los hijos. Muchas personas llegan a la tercera edad sin pareja; ya sea porque esta falleció o porque ocurrió una separación.

Sin embargo, muchos pueden conocer esa persona que le devuelva la ilusión de amar y de sentirse amados.

Pero, según comenta González, muchos hijos y nietos se oponen a este tipo de relaciones en esta etapa de la vida, por considerar que ya el tiempo no es propicio para esos asuntos de pareja.

Sin embargo, la psicóloga explica los beneficios de sentirse enamorados en esta etapa de la vida, tanto para la salud física como para la salud mental, pues una persona con una vida sentimental saludable se siente feliz debido a las muestras de afecto que recibe de parte de su pareja.

Es por ello que la especialista de la conducta explica que la decisión de “emparejarse” debe recaer única y exclusivamente en los miembros de la pareja.

Sexualidad menos carnal. Cuando las personas llegan la tercera edad en pareja muchas cosas cambian -dice la psicóloga- y ese amor carnal se transforma en otro tipo de amor.

Asegura que de hecho hay pasión en esta etapa, pero no es tanto de sexualidad animal, sino de sexualidad más profunda, más de los sentidos, se da mucho la sexualidad de caricias y de que su pareja realmente sienta placer, no solo coital, sino de todas las formas en como se han expresado a lo largo de su vida juntos.

“El amor en esta etapa es de cuidado, de si te recordaste de tomarte la medicina, si no yo te la doy, de un masajito, de que si no puedes caminar bien yo te ayudo, de si tú no puedes leer yo te leo o si ninguno de los dos podemos, yo te recito, te hago historias, hablamos del pasado… Es un amor de paciencia, de mucha paciencia, pero sobre todo de estar presente aún si los oídos ya no tienen la capacidad de oír o si el envejeciente ya no recuerda”, argumenta González.

La terapeuta de pareja y familia dice que el amor en la adultez es también cuando ya un miembro de la pareja no recuerda y aun así la otra persona lo cuida y ama con todo su ser. Cuando le debe repetir varias veces lo mismo, cuando ve que no reconoce a un hijo o un nieto, o no recuerda quien se casó y quien es su bisnieto, cuando no sabe si comió y tal vez le acaban de dar la comida y dice que no le han dado comida, cuando habla fuerte o mal por la agresividad de la condición y aun así lo tratan con amor.

La especialista de la conducta concluye con una historia de verdadero amor entre adultos mayores. “La historia es la de un señor que iba a visitar corriendo a su esposa, pues se le pasaba la hora de visita, y ella ya no lo recordaba. Una persona le dijo que porque iba tan rápido si total esa persona no lo recordaba y que ella no se daría cuenta si no lo veía ese día. Él contestó que ella no lo recordaba a él, pero él sí a ella”.