El apoyo a Chile en la OEA

ANA LAURA GUZMÁN IBARRA
El 11 de abril, los miembros de la Organización de los Estados Americanos se reunieron para elegir al sustituto de Miguel Angel Rodríguez, quien renunció a su cargo para atender las acusaciones que se le imputan en Costa Rica. Sorprendentemente, y luego de 7 meses de que hubiese un Secretario General interino, a la hora de las nuevas votaciones para elegir el sustituto de Rodríguez, los dos candidatos, el Canciller Mexicano, Alberto Derbez, el chileno, José Miguel Insulza, sacaron cada uno 17 votos, cuando se requiere 18 votos para ser elegido en el puesto. México tenía el apoyo de los Estados Unidos, Canadá, Bolivia, Colombia, Perú, y los países de América Central. Chile, por otro lado, tenía el apoyo de Brasil, Argentina, Uruguay, Ecuador, Venezuela y la mayoría de países del Caribe.

Aún más sorprendente fue la decisión de México de retirar la candidatura del canciller mexicano, dejando a José Miguel Insulza como único aspirante a la Secretaría General del organismo. México, queriendo contribuir a la unidad del continente, decidió retirar su candidatura, esperando que su contrincante chileno hiciera lo mismo, para que entonces se presentara un tercer candidato que si lograría el consenso de los países de la región, pero Chile muy astutamente mantuvo su posición y ratificó a Insulza como su candidato.

En un principio, la posición de los Estados Unidos fue la de apoyar al candidato mexicano. Los seguidores de la política exterior dominicana pueden observar que usualmente la República Dominicana suele alinearse con los Estados Unidos en posiciones como ésta, lo que no ocurrió ahora al no sumarse a la apoyatura a México a la Secretaría General de la OEA.

Me pregunto, entonces: ¿cuál ha sido la razón por la cual la República Dominicana apoyó al candidato chileno en vez de seguir la línea de los Estados Unidos de votar por el candidato mexicano?, ¿Será que República Dominicana está tomando una especie de represalia por las negociaciones que se realizaron en el 2001 para obtener el apoyo del voto en el asiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas?

En aquella ocasión, México fue uno de los últimos países en introducir su candidatura en Naciones Unidas, lo que desató una ardua tanda de negociaciones por parte de ambos países, y así convencer a los demás países miembros que apoyaron la candidatura de uno o de otro. Debo de señalar algo más, y es que la introducción de la candidatura de México provocó la división de la región a la hora de tomar su decisión de cuál país apoyar.

La República Dominicana fue de los primeros países que inscribió su candidatura al asiento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, siendo la primera vez que nuestro país concursaba a este puesto (2da. vez para México), y por tanto que iniciaba las negociaciones para la solicitud del voto de apoyo a nuestra candidatura.

México, con su “nueva Política Exterior” ha perdido mucha credibilidad en la región, pues no sólo se ha alineado con los Estados Unidos en lo relativo al tema del petróleo (entre otros), en contra de Venezuela sino que ha incumplido sus acuerdos con otros países. Y para seguir con el ejemplo antes citado sobre el asiento para Latinoamérica en el Consejo de Seguridad en las Naciones Unidas, México en aquel entonces solicitó el apoyo a Cuba a cambio de su votación a favor de Cuba en la Comisión de Derechos Humanos. A la hora de la votación, México condenó a Cuba en dicha comisión rompiendo con su acuerdo y desatando una incómoda relación bilateral entre ambos países.

Es obvio que el candidato preferencial para la República Dominicana lo era el ex Presidente Salvadoreño, quien compartió su mandato al mismo tiempo que el Presidente Fernández. A esto se le suman las declaraciones del Canciller dominicano, Ing. Carlos Morales Troncoso cuando expresó que apoyaría una candidatura centroamericana, posición que parece más natural de nuestro país, ya que: “La posición dominicana es que estamos comprometidos con los países del Sistema de Integración Centroamericana, pero hemos dicho de una manera bien clara y explícita que los apoyaremos siempre y cuando haya una candidatura de consenso”.

Ya con las candidaturas definidas entre Chile y México, la República Dominicana votó a favor del candidato chileno, contrario al apoyo de los Estados Unidos que apoyó al candidato mexicano.

Para sustentar este apoyo, el Canciller chileno, Ignacio Walker, expresó en una reunión que sostuvo con el canciller dominicano, que: “hay una tremenda relación, muy tradicional y confieso que bajo la administración del presidente Leonel Fernández y el canciller Carlos Morales, hemos tenido una afinidad muy particular basada, primero, en la relación de nuestros presidentes y segundo en la profundización de nuestras relaciones a nivel de la cooperación económica y técnica”.

Por tanto, el hecho de que República Dominicana haya decidido apoyar a Chile es una manera de empezar a romper los esquemas y empezar a apoyar relaciones que no son las tradicionales para nuestro país pero igual pueden ser de mucho beneficio, pues contrario a México, Chile ahora mismo goza de un gran respeto en Latinoamérica y es considerado uno de los países donde menos corrupción hay en el hemisferio.

El 2 de mayo, la asamblea general de la OEA se reunió para tratar de elegir por consenso al nuevo Secretario General, pero no hubo este consenso, ya que Perú solicitó votaciones, y Bolivia se opuso a la candidatura de Chile. Luego de las votaciones, el ministro del interior de Chile obtuvo 31 votos a favor, 2 abstenciones y el voto en blanco de Perú.

Ahora con la elección de José Miguel Insulza y conociendo su gran experiencia como negociador, nos cabe preguntarnos si podrá el candidato chileno poder realizar un labor digna en un organismo que encara grandes dificultades financieras y problemas de democracias tambaleantes en el cono sur.