El aumento de impuesto a las viviendas llevaría a muchos a perder sus casas

http://hoy.com.do/image/article/329/460x390/0/C96EE860-03C1-4904-892B-BFE84F8A312A.jpeg

“No todo aquel que tiene una casa es rico y tampoco el rico lo único que tiene es una casa”, sostiene el presidente de ACOPROVI

POR ALEIDA PLASENCIA
Según la Asociación Dominicana de Constructores y Promotores de Viviendas (ACOPROVI), muchas personas perderían sus viviendas si se aplica el aumento del impuesto inmobiliario planteado en la propuesta de rectificación fiscal del gobierno, ya que carecen de recursos para pagarlo.

“No todo aquel que tiene una casa es rico y tampoco el rico lo único que tiene es una casa”, sostuvo el presidente de ACOPROVI, licenciado José Rodríguez Cáceres, entrevistado en el encuentro económico de Hoy, acompañado de Leonardo López y Jaime González, directivos de la entidad.

Recordó que en la propuesta oficial de rectificación fiscal dada a conocer recientemente se establece un aumento de ciento por ciento al impuesto que pagan los dueños de viviendas, al elevarlo de 1% a 2% del valor de la propiedad anual, con una exención de RD$5.0 millones. Actualmente se paga el 1% del excedente del valor de RD$5.0 millones y la propuesta fiscal en referencia establece un 2%.

Según Rodríguez Cáceres, muchas personas, entre ellas algunas que ya están jubiladas y reciben pocos ingresos económicos, no podrán pagar ese aumento y tendrían que entregarle la casa a la Dirección General de Impuestos Internos para descontarse la deuda por concepto impositivo.

A la vivienda no se le puede tratar como al ron o el tabaco, sino que debe ser vista diferente por las autoridades, como un bien vital para las personas, dijo Rodríguez Cáceres.

Cree que tener una vivienda es un derecho constitucional “y nuestros gobernantes están actuando de espaldas a la Constitución cuando le ponen impuestos a la vivienda”.

El activo vivienda debe tratarse como un ente protector de la familia, como un bien sagrado en materia impositiva, consideró.

Llamó a la sensibilidad del presidente Leonel Fernández y los legisladores para que no permitan un aumento en el referido gravamen.

Argumentó que hay familias pobres que construyeron sus casas con muchos sacrificios desde hace varios años y que éstas, con el tiempo, han adquirido un valor significativo y el Estado no tiene derecho ahora a quitársela (mediante el cobro de a tasa impositiva que no pueden pagar).

Sostuvo que el gobierno debe buscar otras fuentes de recaudación (que no sea la vivienda), como sería, por ejemplo, penalizando el robo de la energía eléctrica y ajustando los precios del gas licuado de petróleo.

Igualmente, sugirió que el gobierno haga más eficiente el cobro de impuestos llevando a pagar a aquellos que no tributan.

También establecer prioridades en el gasto del gobierno, dijo.