El bajo nivel educativo de agricultores afecta su acceso a nuevas tecnologías

POR EVARISTO RUBENS
La mayoría de los agricultores dominicanos tiene un bajo nivel educativo y su edad es avanzada, lo que afecta el acceso a las nuevas tecnologías, afirmó el director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI). El ingeniero Frank Rodríguez manifestó que para enfrentar esa situación, el INDRHI está ejecutando un programa para la instalación de centros de agronegocios.

Precisó que para la agricultura dominicana ser competitiva debe vencer dos elementos negativos: el bajo nivel de instrucción de los agricultores, que en su mayoría tiene entre un segundo y cuarto grado educativo de primaria y una edad avanzada, cuyo promedio es de 55 años, lo que limita su poder de asimilación.

Dijo que el equipo del INDRHI que lo acompaña diseñó otra figura que complementa el Centro de Gestión de Agronegocios, los centros audiovisuales bibliotecas.

“Determinamos que sólo utilizando métodos audiovisuales podíamos vencer los dos elementos negativos que afectan a los agricultores”, manifestó Rodríguez al ser entrevistado en el encuentro económico de Hoy junto a los gerentes, de Planificación, Eliseo González, y de Comunicaciones, Sergio Cueto.     

Añadió que también pusieron en práctica el proverbio chino que dice que es preferible ver una vez que oír cien veces.

“Con los métodos audiovisuales, los agricultores con riego pueden ver con los ojos todas las técnicas necesaria relacionadas con la producción y la comercialización para practicar en sus parcelas lo que han visto con los métodos modernos  audiovisuales”, sostuvo. 

El funcionario manifestó que el organismo ha instalado nueve de esos centros en los dos años de este gobierno, los cuales benefician a 22,052 usuarios de riego y que están dotados de la tecnología más moderna que existe.

Esos centros están ubicados en Pedernales, San Rafael del Yuma, Higüey; Azua, Esperanza, en Valverde; Las Matas de Santa Cruz y Villa Vásquez, en Monte Cristi; Ranchito y Jima Abajo, de La Vega, y en Arenoso, en María Trinidad Sánchez.

Rodríguez explicó que en esos centros se les da capacitación a las mujeres y a los hijos de los usuarios de riego, “porque estamos educando a estos productores para que pasen de una agricultura individual a la familiar, es decir, incorporar a toda la familia al proceso productivo”.

Señaló que allí también se están generando proyectos que no tengan que ver necesariamente con la agricultura, para las mujeres y los hijos de regantes, generando empleos y actividades productivas. 

El director del INDRHI manifestó que ese organismo tiene en Monte Cristi a una veterinaria del Instituto Nevares de Educación Agrícola, de Valladolid, trabajando en un proyecto caprino con las mujeres y los hijos de los usuarios de las juntas de regantes de Villa Vásquez y Las Matas de Santa Cruz.

Agregó que las mujeres y los hijos de los regantes están produciendo carne, leche y queso para venderlos en el mercado nacional y en la zona turística de Puerto Plata.  

Explicó que en los centros de audiovisuales-bibliotecas se les está permitiendo a los estudiantes de las escuelas de las zonas donde están ubicados, asistir para aprender a usar toda la tecnología disponible en esos lugares de manera gratis y  que lo único que les cobran son las copias que deseen sacar.

Recordó que en cada uno de esos centros hay una biblioteca digital en español, con un software por el que el INDRHI paga US$7,000 anuales para accesar vía satélite a esa biblioteca.

Dijo que ninguna escuela pública o privada del país tiene bibliotecas como esas en la zona rural y que éstas son para disfrute de los usuarios de riego y sus familias.