El Barça, con el único objetivo de hacerse con el primer puesto del grupo

barca

Barcelona. El Barcelona recibirá mañana en el Camp Nou al Roma (20-45 horas), en el penúltimo partido de la fase de grupos de la Liga de Campeones, con el único objetivo de firmar una victoria para asegurarse la primera plaza de cara a los octavos de final, aunque un empate también satisfaría sus aspiraciones.

Embalados como están los de Luis Enrique, que el sábado afianzaron el liderato en la Liga con una victoria por 0-4 en el campo del Madrid, no se espera menos que contra el Roma el equipo azulgrana salga a por los tres puntos, para dar continuidad a su estado de gracia, en un partido que requerirá de unas medidas de seguridad muy exhaustivas tras los atentados de París y el estado de alerta que se vive en el deporte por aquellos hechos.

Se espera la reaparición en el once titular de Leo Messi, quien en el Santiago Bernabéu apareció en la segunda parte, tras casi dos meses de baja, cuando su equipo ya se había hecho con el dominio del partido y del marcador en el clásico.   Así, tras dos meses, Messi podría entrar en el once de gala, con el que el Barcelona se medirá ante un rival que en la ida ya le sacó los colores (1-1), con un tanto de Alessandro Florenzi desde el centro del campo que echó por tierra el trabajo de los azulgrana y la ventaja del gol de Luis Suárez, y que en aquella noche del 16 de septiembre perdieron a Rafinha para toda la temporada por una durísima entrada del belga Nainggolan.

El Barcelona está en racha en Europa, ya que tras el empate del partido inicial contra el Roma lo ha ganado todo, y además en la Liga ha conectado una serie de partidos victoriosos que le han situado líder en solitario, ahora con cuatro puntos sobre el segundo (Atlético) y seis respecto del tercero (Real Madrid).   Contra el Roma podría volver a reaparecer de inicio el tridente, que si bien estuvo sobre el campo en el Olímpico romano, quedó huérfano desde el 26 de septiembre, cuando Messi cayó lesionado en el Barcelona-Las Palmas (2-1).

La inclusión del argentino obligará a volver a poner las piezas en su sitio, si es que Luis Enrique no opta por dar descanso a Neymar o Luis Suárez, después de que ambos lo hayan jugado todo en los últimos meses, debido a la falta de mimbres para rotar a los de delante que ha imposibilitado al técnico a prescindir de sus jugadores más determinantes en la ofensiva.