El calzado de los presidentes

29_11_2016 HOY_MARTES_291116_ ¡Vivir!3 C

Algo que quizás pocas personas saben es que, además de llevar o haber llevado las riendas de los Estados Unidos, los presidentes de ese país tienen otro detalle en común: el origen de su calzado.
Así es. Desde 1850, los mandatarios estadounidenses usan por tradición los zapatos de la marca de calzados Johnston & Murphy, con sede en Tennessee. Se trata de una compañía que crea sus productos de forma artesanal y que también está presente en países como México, Panamá y Canadá.
Según Óscar Vázquez, gerente de la empresa Johnston & Murphy en México, esta inició de la mano de William J. Dudley, un artesano inmigrante europeo que llegó a los Estados Unidos, instaló su tienda y hizo un acuerdo con la Casa Blanca para calzar a los jefes de estado norteamericanos. La tradición inició en 1850, calzando al presidente Millard Fillmore, y continúa hasta la fecha con el presidente Obama.
Se diseña un calzado exclusivo para cada presidente y no puede repetirse en ningún otro calzado.
Vázquez cuenta que para el diseño se analizan la personalidad y el gusto de cada mandatario.
En el proceso de fabricación de calzado presidencial, la empresa se ha encontrado con algunas curiosidades que pocos conocen. “Hemos encontrado de todo. Ha habido algunos a los que no les ha gusta el primer diseño que se les muestra y hemos encontrado presidentes que tienen un pie medio número más grande que el otro…”
Otro detalle interesante es conocer cuál es la talla de zapato de los presidentes de los Estados Unidos. Por ejemplo, Rutherford B. Hayes (1877) calzaba 7, y dicho sea de paso, hasta el momento es quien ha tenido el pie más pequeño.
De los más recientes hay que mencionar a George Bush, con talla 10, Obama calza 12 y Clinton 13.
De todos, Abraham Lincoln era el que tenía la talla más grande (fue también el más alto). Utilizaba 14.
Cada quien con su estilo. A cada presidente se le hace un par de zapatos con su estilo (el insignia), pero si desea otro más, también se le fabrica, aunque ya sin tomar en cuenta tantos detalles.
Woodrow Wilson llevaba un par de zapatos blancos de piel de venado; el presidente Grant optó por un par de botas de montar; Gerald Ford prefirió unos mocasines con borlas y Clinton, zapatos de gamuza azul.
El presidente Barack Obama pidió un calzado de vestir color negro con un estilo muy moderno.
A pesar de que cada presidente sólo recibe un par de zapatos, Obama recibió también unas botas de tobillo parecidas a las que Abraham Lincoln tuvo en 1861.