El capitalismo debe replantear la conciencia de sí de banqueros

Mark Carney

Mark Carney quiere más “nosotros” y menos “yo” en las finanzas globales.

La crisis financiera y los escándalos de operaciones revelaron que los bancos perdieron el rumbo y que el personal operó en aras de ganancias personales y sin tener en cuenta su impacto en la sociedad, dijo ayer en un discurso el gobernador del Banco de Inglaterra. Las reglas para evitar ese tipo de conducta deben sostener la idea de que las firmas y los empleados son responsables ante el sistema en el cual funcionan, agregó.

“Tenemos que reconocer la tensión entre el capitalismo de libre mercado puro, que refuerza la primacía del individuo en detrimento del sistema, y el capital social, que exige de las personas un mayor sentido de responsabilidad por el sistema”, dijo. “La conciencia de sí debe estar acompañada por una conciencia de lo sistémico”.

Carney, que habló en la conferencia “Capitalismo Inclusivo” en Londres, estableció una lista de pasos para recomponer el sistema financiero. Instó a los gobiernos a completar este año medidas que permitan resolver los casos de todas las instituciones con problemas y dijo que las reglas más estrictas sobre bonificaciones podrían tener que afectar a grupos enteros de personal en casos de amplios problemas de desempeño o de administración del riesgo en los bancos.

“La combinación de ilimitada confianza en los mercados financieros anterior a la crisis y los recientes ejemplos de corrupción en algunos de esos mercados han afectado el capital social”, dijo. “Cuando se le suman las presiones a largo plazo de la globalización y la tecnología sobre el contrato social básico, se genera la amenaza de una dinámica inestable de declinación de la confianza en el sistema financiero y de un creciente carácter exclusivo del capitalismo”.

El gobernador defendió la reforma de la “infraestructura dura y blanda de los mercados” tras las pruebas de manipulación cambiaria y de tasas. Los funcionarios también deben considerar una mayor transparencia en los mercados de renta fija y una aceleración del pasaje de la negociación de derivados a las bolsas electrónicas, dijo.

“No bastará con la mera aplicación de la ley a los culpables. Las autoridades y quienes participan en el mercado también deben actuar para volver a crear mercados justos y efectivos”, dijo.

Durante la crisis, las instituciones que eran demasiado grandes para que se permitiera su derrumbe sobrevivieron de manera injusta a expensas de los contribuyentes, y algunos empleados siguieron gozando de elevados ingresos a pesar de que el sector fue rescatado, dijo Carney. Los bancos deben alentar una conciencia de que el trabajo es una vocación y no una oportunidad de ganancias personales”, dijo.