El cardenal concluye el Mes de la Familia

El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez lanzó ayer enérgicas críticas “contra quienes ultrajan  y se burlan de la familia”,  y también tildó de irresponsable a los organismos extranjeros que promueven el aborto.

Afirmó que los organismos internacionales no muestran nada, “más que llevar inmoralidad a la humanidad”, advirtió en su “defensa a la vida”.

  Les pidió que se “larguen”  del país a los representantes de los organismos internacionales que intentan hacer imposición, y  les dijo que el país está en capacidad de organizarse como entiende que deba vivir.

“Se van a hundir en la inmoralidad”, sentenció, el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, refiriéndose a lo que les espera a los países que permiten la práctica abortista.

 El prelado presidió la eucaristía de clausura del Mes de la Familia (en noviembre), en la que levantó su voz al predicar un mensaje a favor del matrimonio, el respeto a la función de la familia y la oposición al matrimonio entre personas de un mismo sexo.

Al pronunciar la homilía que también coincidió con el inicio del tiempo de Adviento y la llegada de la Navidad, López Rodríguez sostuvo que la iglesia continuará luchando por tener familias sanas, capaces de resolver sus propios conflictos. Criticó el divorcio como solución a los problemas del matrimonio y señaló que la solución mejor sería no casarse.

Zoom

Seria reflexión

El cardenal resaltó que en la República Dominicana se dedique todo el mes de noviembre a una institución como la familia. La misa fue a petición del Movimiento Familiar Cristiano, que funciona desde el año 1971. Sostuvo que los países no necesitan el edificio de cristal que tiene la ONU en Nueva York, sino amor, el trabajo de buena voluntad y predicar sobre la vergüenza  y la seriedad.

Reproche a ONU

López Rodríguez señaló que un “montón de irresponsables, comenzando por la misma ONU -Organización de las Naciones Unidas-“, de la que dijo que cuando  fue fundada, en el año  1948 proclamaba la vida, y 60 años después, “cree que la mujer tiene derecho a matar a su hijo”. Sobre la diferencia conceptual que afirma que muestra la ONU, dijo: “o aquello fue  un embuste o esto es una comedia. No hay coherencia en estos organismos internacionales”. Planteó que la ONU “dizque se supone que fue hecha a raíz de una guerra mundial y que costó decenas de millones de muertos, como lo sabe el mundo entero. En ese contexto, planteó que supone que ayude a entenderse. Significó que en lo personal no le agradece nada a la ONU el que haga esfuerzos inconcebibles por llevar lo que para él son inmoralidades para el mundo entero.