El Caribe puede beneficiarse de mayor integración regional

31_03_2017 HOY_VIERNES_310317_ Economía3 E

WASHINGTON.-Las economías pequeñas del Caribe, como República Dominicana, deben aumentar la integración regional para compartir costos y repartir riesgos y así promover el crecimiento estable, afirmó el Banco Mundial.
El organismo mostró ayer los resultados de un nuevo estudio que revela los problemas regionales e identifica soluciones compartidas en pos de generar crecimiento sostenible en la región.
Resalta que las pequeñas economías muchas veces carecen de recursos para realizar grandes inversiones públicas. Invertir en servicios públicos compartidos, como infraestructura de transporte regional, permitiría repartir riesgos y mejorar la conectividad en la región.
El Mecanismo de Seguros contra Riesgos Catastróficos del Caribe es un ejemplo de un mecanismo de reparto de riesgos efectivo e interesante capaz de movilizar fondos de emergencia en las dos semanas posteriores a un desastre.
“El Caribe tiene un potencial económico y oportunidades de crecimiento enormes”, dijo Tahseen Sayed, directora del Banco Mundial para el Caribe.

Un nuevo estudio del Banco Mundial, “Abiertas y ágiles: buscando el crecimiento estable en economías pequeñas”, revela que el tamaño de una economía, medido según el tamaño de la población en edad de trabajar, no es importante para el desarrollo y el crecimiento económico en los países de América Latina y el Caribe. De hecho, algunas de las economías más pequeñas de América Latina y el Caribe como Panamá y la República Dominicana están creciendo mucho más rápido que los gigantes de la región.

“El análisis revela que si bien las economías pequeñas son más abiertas al comercio y la inversión extranjera, y están altamente especializadas en su sector exportador, también son más ágiles y capaces de cambiar la estructura de sus economías y exportaciones con el paso del tiempo”, dijo Daniel Lederman, Economista en Jefe Interino del Banco Mundial y autor principal del informe.
“Ser más ágiles las ayuda a permanecer competitivas a la hora de enfrentar turbulencias externas. De hecho, economías pequeñas como Costa Rica y los países del Caribe han tenido más éxito al momento de reinventarse que las economías más grandes”.