El casandra, la gran fiesta del arte…

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/8E172754-6633-473C-BC06-09C77E213691.jpeg

Aquí las noches son de fiestas y los días para los galleros, pero nunca falta una razón para la celebración compartida. Y, casi siempre hay más de un motivo para el encuentro, la salutación y el regocijo. Hoy es el carnaval, esa fiesta del pueblo del país que pone color, máscara y música a nuestra realidad política, económica y social.

Mañana es la gran gala de entrega de los Premios Casandra, motivo de alegría para muchos, de frustración para otros, de esperanza para algunos y de atención y expectativa para todos.

Así, tenemos una vez más la doble cara de la moneda. El reconocimiento que significa para el panorama artístico dominicano el soberano derecho a recibir premios por su labor y la crítica, la denuncia y la realidad que se hace comparsa y fiesta de carnaval a través de un pueblo que conoce sus recursos y los sabe utilizar.

Más de 260 comparsas desfilarán hoy por el Malecón a ritmo de su propia música. más de mil personas entre artistas, músicos e invitados especiales desfilarán por la alfombra roja que conduce su propio sentido del glamour hasta el Teatro Nacional… cada quien a su propio paso y con sus expectativas, todos con el deseo inmenso de estar entre los ganadores.

[b]Los Casandra: antecedentes de la ceremonia[/b]

Mañana a las 6 y 30 empezarán a desfilar glamorosas las figuras del arte nacional por la alfombra roja que los conducirá a ser testigos y protagonistas de la XX Entrega de los Premios Casandra.

Es mucho lo que ha llovido desde aquel primer lunes de febrero en que se ofrecieron los nombres de los y las artistas que habrían de competir definitivamente por la estatuilla que los confirma como líderes de sus categorías durante el 2003.

Las quejas no pudieron esperar y los próximos días todos nuestros medios vendían con grandes titulares las opiniones de artistas, productores de televisión y comunicadores.

Se quejó Ramón Pastrano, extrañado de que “Formalmente Informal no fue tomado en cuenta”. Rafa Rosario “se quilló” porque su hermano Toño no figuró entre los nominados. Los hermanos Herrera no pudieron asimilar por qué no estaban en el renglón de “Agrupación destacada en el extranjero”, Waso Brazobán fue acusado y defendido por su plagio/parecido de sus letras con un poema de Pablo Neruda.

Como un comentario al margen –aunque tiene sentido quedó la afirmación del compositor de Negros de que su creador y descubridor Cholo Brenes “es un buen candidato para ser merecedor de un soberano”.

El Pachá hizo retumbar los rascacielos de Nueva York con su idea de que debió figurar entre los presentadores de televisión del año pasado y no hubo forma de que los alternativos ocuparan su casilla a pesar de Roldán Mármol, Xiomara Fortuna, José Duluc, Luis Días, Patricia Pereyra, David Almengod y Edys Sánchez El Gurú.

Alfonso Rodríguez, que tiene voz de trueno y los rayos centellean a su paso, sermoneó sin resultados felices por su “Rincó Paraíso”, “El Bachatón” y “Pobre Presidente”.

Igual pasó con Frank Reyes, el bachatero no, el manager con igual nombre, de Rubby Pérez que acusó a Acroarte de discriminar a su artista.

Como ya va siendo costumbre, el Toro Gerardo Díaz tuvo su diatriba con Tulile en nombre de Los Toros Band, cada uno descalificando al otro.

Poco a poco y con el paso de los días las protestas han ido bajando el tono y se puede decir que han ido desapareciendo paulatinamente mientras otros detalles de la entrega de los Premios Casandra llama la atención.

Por ejemplo, la propia ceremonia y los artistas que participan en ella. La producción y una acusación que pasó con fichas de copia de la idea de juntar a los soberanos.

Luego ya ocupó los titulares lo de los artistas internacionales que fueron invitados y que aceptaron o no venir.

Lo cierto es que Andy García no viene a pesar de que considera al Casandra como un premio “muy bueno”, pero la realidad es que él no “es un gitano”…

Pero el premio va, y la ceremonia también.

Lo lamentable es que no pudimos ser testigos de la marcha –sin antecedentes en el país– que iba a realizar Tulile con “cinco o diez mil de mis admiradores, para protestar “contra las injusticias del Casandra” y lo cierto es que Tulile estará formando parte de la orquesta que acompañará los musicales de la gala de premiación.

A pesar de las quejas y los riflazos que enviaron los solistas nominados Anthony Ríos y Pavel Núñez por considerar que no debieron estar reburujados, ambos forman parte de la producción.

No pudo venir Michel Camilo a pesar de que anunció una y otra vez que celebraría su Grammy con nosotros y que nos habíamos hecho a la idea de que lo veríamos junto a Juan Luis Guerra otra vez.

Juan Luis sí estará a pesar del cruce de informaciones que desató su confirmación y los demás galardonados con el Soberano (los últimos tres, merengueros: Johnny Ventura, Wilfrido Vargas y Fernando Villalona).

Pasadas las candilejas de las lentejuelas, las grandes marcas y los diseñadores, a las 7 y 45 cerrará sus puertas el Teatro Nacional y solo los que estén allí serán testigos de la selección total de los ganadores, de los reconocimientos y producciones alusivas a la carrera de comunicador de Yaqui Núñez del Risco y a la del multifacetico Anthony Ríos.

Los que estén en sus casas podrán disfrutar de las premiaciones de los artistas populares, de la actuación de Luis Días, Jandy Félix, de la hija de Mariasela Alvarez, Chantal del Pino, Estefani Fatule, de Carlos Alfredo y Tania, los hijos de Vickiana y José Antonio Rodríguez… y por supuesto los soberanos (Pochy Familia, Milly Quezada).

Al final vendrán los aplausos, las alegrías, los abucheos internos, las lágrimas y las decepciones y como siempre, las celebraciones… pero ya eso es tema de otro trabajo.