El círculo vicioso de los apagones

Estamos ante uno de esos ciclos repetitivos del sistema eléctrico. Deudas acumuladas, que se abultan por contratos leoninos que elevan el costo real de la electricidad, se convierten en amenaza de colapso del servicio, en amagos de apagones financieros. Es un esquema redundante que mantiene anclado el desarrollo del país, que atenta contra la competitividad precisamente en tiempos en que más necesitamos afinar esta herramienta para poder penetrar el mercado externo.

La deuda con los generadores, que alcanza los mil millones de dólares y que afecta la liquidez de ese sector, ha obligado al Gobierno a asumir más deudas para empezar a amortizar el débito. Cuando se libre la primera partida como saldo parcial del balance, ya estaremos arrastrando nuevos débitos debido a la continuidad del suministro de energía. El ciclo repetitivo seguirá pesando como lastre para la economía.

Definitivamente es necesario trabajar por variar el esquema que rige las relaciones en el triángulo Gobierno-generadores-distribuidores, y la que domina las existentes entre distribuidores y usuarios de la electricidad. Y es difícil modificar el esquema sin antes revisar ciertos contratos muy onerosos que han empeorado las debilidades del sistema. Un país sin electricidad confiable y a precio justo no va para ninguna parte. Hay que romper el círculo vicioso.

Para impulsar el turismo

El Presidente Danilo Medina ha sido enfático en su propósito de darle un fuerte impulso al turismo. Aspira a un ingreso promedio anual de diez millones de turistas, que aumente el gasto de cada uno de ellos y diversificar la oferta. En el pasado, Puerto Plata fue la tacita de oro de la oferta turística del país, pero sucumbió ante la arrabalización. Hay que evitar que Bávaro corra una suerte parecida, habida cuenta del entorno de hacinamiento que se le arrima.

Hay que procurar mejorar  las condiciones de vida en las proximidades de polos como Bávaro. También hay que intervenir y hacer atractivos los lugares  frecuentados por los turistas, como la Ciudad Colonial, para citar un caso. El plan estratégico para impulsar el turismo estaría en déficit si no toma en cuenta el aspecto social del entorno de los polos, que al ser fuentes de trabajo atraen a los necesitados. Hay que hacer amigable la subsistencia de ambos.