El Conep favorece tope endeudamiento

POR LLENNIS JIMÉNEZ GARCÍA
El presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Lisandro Macarrulla, afirmó que la República Dominicana está excesivamente endeudada y que es necesario fortalecer el liderazgo del sector empresarial y su compromiso social.

Expresó que el CONEP siempre ha estado de acuerdo con el tope del endeudamiento para evitar los excesos incontrolables.

Macarrulla indicó también que la agenda nacional de los temas empresariales está inconclusa porque se anteponen los intereses políticos coyunturales. Sostuvo que los aspectos políticos obstaculizan la ejecución de la agenda empresarial y que en la búsqueda de soluciones a los problemas del sector ha faltado vocación.

Dijo que las elecciones condicionan las intenciones de aquellos que se involucran con los cambios, tras indicar que todos los sectores deben comprometerse con el consenso de las soluciones.

Macarrulla sostuvo que en los últimos dos años y medio, la confianza del sector empresarial y de los dominicanos, en general, cambió como resultado del cambio de gobierno.

“La recuperación de la República Dominicana fue mejor de lo esperada. Pero dicha recuperación debe garantizar un mejor clima de competitividad”, opinó al ser entrevistado en el programa FINJUS de la Fundación Institucionalidad y Justicia, que conduce el vicepresidente de la entidad, Servio Tulio Castaños Guzmán.

OPUESTO A SUBSIDIO

El presidente del CONEP deploró que el gobierno mantenga presupuestos para subsidiar la energía eléctrica y del gas propano.

Opinó que el subsidio a la energía ha sido enfrentado desde un escenario muy político y criticó que se destinen US$550 millones para este servicio, lo que calificó de medida absurda. Se mostró partidario de que la energía sea privatizada lo más que se pueda. “El CONEP no aboga porque el incremento de la tarifa eléctrica, sino porque el que roba la electricidad pague y que las autoridades cumplan con sus obligaciones”.

Dijo estar en desacuerdo con que el subsidio sea para los ricos evasores, sino para los pobres bajo la modalidad de focalizado.

Al referirse al subsidio del gas licuado, dijo que éste es uno de los más preocupantes, debido a que ocasiona un desplazamiento en el consumo de un combustible, que a su juicio, genera una proporción importante de impuestos a un combustible subsidiado.

Macarrulla manifestó que el déficit cuasi fiscal es más bien “fiscal” y dijo que ha sido idóneo el mecanismo de los bonos para ir desmontando este déficit.

Sin embargo, apuntó que se ha percibido que el mecanismo está siendo un poco tímido y a largo plazo, por lo que es partidario de que se actúe de forma más agresiva.