El crecimiento verde es un objetivo que vale la pena

La semana pasada fue el turno de Varsovia de celebrar una reunión sobre el cambio climático que resultó ser decepcionante. En las últimas dos décadas, muchas otras ciudades han tenido ese placer. Esta vez, 195 países acordaron fuertemente hacer una “contribución” a la lucha contra el cambio climático, en lugar de un “compromiso” más robusto. El objetivo sigue siendo lograr un acuerdo sólido en París en 2015. Las posibilidades de éxito deben ser insignificantes. La experiencia muestra eso.

Lo que hace que esto sea deprimente es que el mundo probablemente podría eliminar los riesgos de resultados catastróficos a un coste limitado, siempre que se actuara con rapidez, eficacia y en concierto.

En su nuevo libro, El Casino Climático, William Nordhaus de Yale, decano de los economistas climáticos, sostiene que el costo de limitar el aumento de la temperatura global de 2º C sería de un 1.5% de la producción mundial, siempre que se tomaran las medidas correctas.

Este es el crecimiento económico mundial de solo medio año. Pero la reducción sería mucho más costosa que si los países responsables de la mitad de las emisiones no participaran: mantener los aumentos de temperatura de 2ºC hasta sería factible.

Nordhaus, una voz moderada en este debate, explica por qué el mundo debe aceptar los costos de la acción. El efecto invernadero es la ciencia básica. Las emisiones han aumentado rápidamente. Las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono son ahora más de 400 partes por millón – un 50% más alto que antes de la revolución industrial y muy por encima de los niveles de los últimos años de un millón.

Las temperaturas globales han aumentado en los últimos 150 años. La reciente estabilización de la temperatura no es excepcional. Los científicos del clima han sido incapaces de encontrar una explicación para el aumento de la temperatura, excepto las actividades humanas.

Los escépticos argumentan si la incertidumbre significa que lo que hay que hacer es nada. En un camino nuboso, el número y la velocidad de otros autos son particularmente inciertos. Pero esta ignorancia extrema hace cautelosa la conducción esencial. Lo mismo se aplica al clima. Dadas las incertidumbres sobre el sistema climático, lo más prudente es sin duda conducir con cuidado.

Un aspecto particularmente importante de esa incertidumbre son los puntos de inflexión. Sabemos que el clima del planeta ha cambiado drásticamente en el pasado. Es posible -incluso probable– que ese cierto proceso insuficientemente comprendido podría inclinar al mundo hacia otro estado quizás irreversible: el colapso de las grandes capas de hielo es una posibilidad, y otro es de los grandes cambios en la circulación oceánica, como también lo es la retroalimentación positiva en los procesos de calentamiento.

Por otra parte, mientras que la humanidad puede aspirar a manejar los efectos económicos de este tipo de eventos, lo mismo no puede decirse de su impacto en los océanos o en las extinciones masivas.

Es irracional jugar en el casino climático sin buscar eliminar los resultados del peor de los casos. Algunas personas están entusiasmadas con la posibilidad de la geoingeniería. Pero eso es para agregar aún otro juego de azar.

Sin duda, es más sensato limitar la acumulación excesiva de gases de efecto invernadero, siempre que esto pueda hacer menores los agobiantes costos.

Entonces, las emisiones son un derrame mundial negativo de la actividad económica. No sabemos el costo de dichas externalidades. Pero podemos estar seguros de que es mayor que cero.

Las externalidades no se arreglan por sí solas. Ante la falta de efectivos derechos de propiedad individual se requiere de la acción del Gobierno, y en este caso de la acción de cerca de 200 gobiernos. La solución más simple sería que todos los países estén de acuerdo en un precio.

Cada país tendría entonces un impuesto: Nordhaus sugiere que este debería ser de US$25 por tonelada de carbono. La ganancia sería entonces quedarse en casa. Las negociaciones serían solo sobre ese precio. Mientras tanto, los países de ingresos altos se centrarían en la inversión en la investigación y en el desarrollo de nuevas tecnologías pertinentes y en asegurar las mejores tecnologías disponibles a bajo precio a los países emergentes y en desarrollo. ¿Por qué deberían hacerlo? La respuesta es: porque un ambiente de bajo carbono es un bien público global.

Por ahora es imposible ser optimista de que algo como esto suceda. Esto en parte es porque el acuerdo es necesario que sea a largo plazo y global. Eso, a su vez, plantea difíciles cuestionamientos sobre la equidad intrageneracional e intergeneracional.

Pero la probabilidad de fracaso también se debe a los esfuerzos (exitosos) de los escépticos de enturbiar las aguas intelectuales y la comprensible resistencia de los grupos de interés afectados. Algunas industrias – utilidades eléctricas y actividades de energía intensiva – se quejarán. Pero estas quejas tienen que ser mantenidas en su contexto.

La pérdida de puestos de trabajo en la políticamente poderosa industria del carbón de EEUU podría ser de 40,000 en una década. Contra lo que ha ocurrido con el mercado laboral de EEUU desde el 2008, esta sería una papa muy pequeña.

Más allá de eso están las comprensibles preocupaciones de la gente común que serían mucho peores si no pudieran tratar la atmósfera como un sumidero libre. También está claro que las fuentes de energía de baja emisión de carbono siguen siendo caras y algunas tecnologías no han sido acreditadas en la escala pertinente. Por otra parte, un gran esfuerzo requiere una aceleración de la tasa de descarbonización. Eso no sucederá por sí solo. Se necesita un empujón.

La combinación de precios más altos y el apoyo a la investigación fundamental debe aportar solo un buen empujón. Felizmente, la evidencia indica que, ya sea por ignorancia o por inercia, los hogares y las empresas no están actualmente optimizando su consumo de energía. La combinación de precios más altos para el carbono y una firme regulación podrían incluso ofrecer algunos sabrosos almuerzos gratis: emisiones de carbono más bajas sin ninguna pérdida en la producción.

Supongamos que, a pesar de toda la lógica, demuestra ser imposible lograr un acuerdo global relevante. ¿Tiene sentido para cualquier país o grupo de países tomar medidas decisivas por su cuenta? Si el objetivo es hacer frente al cambio climático, la respuesta es: absolutamente no, a menos que los países sean China o Estados Unidos. De hecho, incluso si los países fueran China y EEUU, no sería suficiente, ya que representan en conjunto solo un poco más de las dos quintas partes de las emisiones globales. Pero podría ser posible para un país demostrar la prueba del concepto: eso es ciertamente posible para las economías crecer rápido, mientras reducen las emisiones. En el proceso, un país podría incluso, como algunos argumentan, lograr una ventaja importante en algunas nuevas industrias pertinentes.

En cualquier caso, algunos países tienen que tratar. De lo contrario, mientras todo el mundo se queda atrás, los efectivos esfuerzos del acuerdo deben fallar. Entonces podríamos terminar teniendo una apuesta por la ausencia de cualquier resultado malo e irreversible. Podemos ser afortunados. ¿Qué sentirá nuestra progenie si no lo somos?