El desafío de Putin a la democracia

El desafío de Putin a la democracia

Fabio R. Herrera-Miniño

El desafío de Putin a la democracia. A cuatro semanas del inesperado ataque de Rusia a Ucrania, el mundo observa con estupor como en tan poco tiempo, los rusos de Putin han podido cometer tantas atrocidades en contra de un pueblo que estaba tranquilo llevando a cabo sus actividades normales de una sociedad pacífica.

Lo que Putin creía iba a ser un paseo, de una operación de corta duración, se le ha convertido en un verdadero atolladero. Rusia ha sido aislada con sus recursos embargados y el mundo occidental la ha empujado a vivir en peores estrecheces a cuando ellos estaban aprisionados bajo la férrea dictadura del comunismo bajo la dirección de Stalin.

Putin se burla del mundo. El ha creído que Europa le aceptaría la creación de un gobierno títere, impuesto a mucha sangre y destrucción de las ciudades ucranianas. El continua su empuje que le esta saliendo mas caro de lo esperado y que para el y sus seguidores, junto a los simpatizantes occidentales que sueñan todavía en el marxismo mundial, tienen una óptica muy peculiar de ignorar las realidades de las ciudades destruidas y sus fuerzas diezmadas por la valentía del pueblo ucraniano.

Le puede interesar: Elon Musk reta a Putin a disputarse a Ucrania en un duelo

Los círculos de opinión, inmersos en una burbuja del pro rusia, acomodnado al pensamiento a teorías que ya fracasaron en el mundo hace mas de 30 años, tienen un pensamiento de oponerse a todo lo que emana de Washington pese a que su bienestar bien acomodado viene de la tranquilidad que patrocinan esas directrices políticas del capitalismo, no tan salvaje como lo fue hasta finales del siglo XX.

Las razones, que se escuchan en los medios de comunicación para justificar la destrucción de Ucrania por parte de Putin y sus tropas, obedecen a criterios en que se busca borrar para enceguecerse a no acepar las imágenes que constantemente llegan desde los frentes batalla con mas de tres millones de refugiados que huyen del horror de la guerra desatada por Putin en contra de un pueblo de grandes valores y con raíces comunes.

Ucrania, lidereada por Zelenski, ha surgido como el David para enfrentar a un Goliat enardecido. Ellos buscan rescatar las razones por las cuales atemorizaban al mundo con la crueldad de sus dictadores y con el recuerdo de aquellos Gulags que asombraban por las maldades de lo que ocurría en esas grandes y extensas estepas de Siberia. El mundo ignoró por años la magnitud de esos horrores.

Ahora no se pueden ocultar la realidad de unos bombardeos indiscriminados, se disfrazan por la versión de que son de precisión atacando bases militares y laboratorios de investigación. Los ataques aéreos se acercan peligrosamente a la frontera polaca lo cual podría acarrear una escalada del conflicto, Putin acorralado, recurriría a su arsenal nuclear que pondría en peligro el destino de la humanidad.

Mientras tanto Ucrania esta dando muestras al mundo de un ejemplo de patriotismo y de valor al enfrentar a un colosal rival con mas recursos que su país y con un poderoso armamento. Sin embargo, ha sido detenido y hasta vapuleado por un ejército animado de un heroísmo inquebrantable frente al ejército mas poderoso del mundo, siendo rechazado valerosamente y aplastado por la voluntad de una nación con deseos de vivir en paz.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas