El difícil arte de batear en Lidom

El difícil arte de batear en Lidom

Ildefonso Ureña

Y a con casi tres partes de la temporada regular jugadas, nos encontramos con que solo cinco hombres están bateando sobre los 300 puntos.


En una liga en donde ven acción verdaderos jugadores de contacto y de promedio.
En una entrega anterior hablamos de los brazos que están sonando en la liga. De ahí el difícil arte de batear en la Lidom.


Kelvin Gutiérrez de los Gigantes del Cibao está promediando 417 un fuerte candidato a optar por el título de bateo de la liga la última vez que alguien en ganó el liderato de bateo conectando sobre los 400 puntos fue Julio Cesar Franco jugando para las Estrellas Orientales con un robusto 436 en la temporada 1997-1998.

Hay varios otro cuatro bateadores sobre los 300 puntos, Hansell Alberto de los Gigantes del Cibao con 378 de promedio, Jesús Sánchez de los Toros del este 349, Francisco Urbáez de los Leones del Escogido 316, y Leodys Taveras de las Águilas con 308 de average al bate. La diferencia entre el líder Gutiérrez y su compañero de equipo Alberto es de casi 100 puntos.


Kelvin ha participado en 18 encuentros y Hansell en 24 desafíos hay una diferencia de alrededor de 30 turnos entre ambos. Lo que pone de manifiesto lo difícil del arte de batear en la Lidom. Kelvin Gutiérrez está teniendo una temporada completa en 60 turnos 25 hits, 15 carreras anotadas, 12 empujadas, dos cuadrangulares, tres dobles, diez bases por bolas y once ponches. Con un OPS de 972.

En nuestra liga no es común ver esos grandes promedios en bateo, esta es una liga muy compleja porque en el mismo partido te encuentras con un Grandes Ligas y un novato.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas