“Él dijo que no pasaría vergüenza”

D3

Dejar el juego bajo sus propios términos no es algo que todo atleta puede disfrutar.
Y en el caso de los peloteros dominicanos, muchas veces el juego los saca o ellos mismos se van, pero nunca anuncian su despedida.
Por eso, cuando el pasado invierno David Ortiz anunció que dejaba el béisbol al finalizar la temporada del 2016, muchos se asombraron con ese adelantado aviso.
Pero al ver lo que está haciendo, con los Medias Rojas de Boston, las cosas van más allá: .317 de promedio, con 34 jonrones y 117 remolcadas, además de 46 dobles.
Pero Ortiz desde hace mucho se había prometido a él mismo que al dejar el juego, lo haría como un grande.
“En el 2010, mientras trabajábamos en la elaboración del documental de la historia del béisbol dominicano, David me comentó que de lo que podía estar seguro es que cuando se retirara, no iba a pasar vergüenza en Grandes Ligas”, recuerda Mario Emilio Guerrero, veterano analista de béisbol.
Y así lo ha hecho, contrario a muchos otros que han tenido que ver sus producciones mermar considerablemente, al punto que tanto la fanaticada como la prensa les pide que dejen el juego.
“Él me dijo: ‘Me voy a retirar como un jugador para que la gente me recuerde’ y eso me chocó mucho y ahora vemos con la campaña que se está retirando. Eso es notable, en aquel entonces ya lo tenía ponderado y eso es algo impresionante”, agregó Guerrero.
En este año de retiro, Ortiz ha recibo una cantidad enorme de reconocimientos y actos de despedida por parte de cada una de las organizaciones de las mayores que enfrenta.
Su legado, como un verdadero grande, queda intacto.