El discurso de Leonel

Conforme a su anuncio previo, el presidente Leonel Fernández pronunció un mensaje-discurso al país el jueves 17 del presente mes, en el que precisó providencias económicas que las exigencias ciudadanas requieren. Alusivo a recortes de gastos, dispuso reducir un 20% el gasto del gobierno, un 5% de salarios sobre los RD$151 a 200 mil y un 10% los que superen esta última suma; reducir un 25% el consumo de combustibles, suspensión de celulares, viáticos y representaciones y suspender iniciar nuevas obras de infraestructura. Asimismo, incremento de un 67% del salario mínimo de RD$3 mil a RD$5 mil y un 15% hasta los RD$30 mil, focalizar el subsidio al GLP que producirá un ahorro de RD$6,300 millones, un “bonagás” para choferes de concho y transportistas y otro “bonagás” para hogares, y el asunto estriba en cómo identificará a los que no encuadran en esos capítulos, cómo y quién los fiscalizará y evitar que yipetas y carros de lujo sigan usando el GLP subsidiado.

Congeló la compra de vehículos por el Estado con las excepciones de la Policía, SEA y SESPAS. Bien, aunque dispuso adquirir cien autobuses para la OMSA sin consultar a los dueños de autobuses privados y concretizar con ellos un joint venture, como tendrá que ser algún día, hasta su privatización total. Dispuso vigorizar los Comedores Económicos y proyectos de la SEA, pero no avanzó un proyecto de ley que endose el INESPRE a la SEA como Mercados de Productores, aunque es posible que ocurra el próximo 16 de agosto.

Aludió superficial los proyectos de energías alternativas, reduciéndolo a comprar diez millones de bombillas incandescentes por fluorescentes, aumentó Comer Primero de RD$500 a RD$700 y en todo, el presidente Leonel inició un bosquejo, aunque tímido, un referente, que debe completar grandote, en la ponencia del 16 de agosto, anunciando cluster agropecuario y de energías alternativas, dos soluciones 1-A para encajarnos en el vórtice tremendo que las circunstancias externas nos exigen para sobrevivir y superar moldes arcaicos de producción.

¡Adelante, presidente Leonel, es un buen comienzo!