El discurso verde del Presidente

Pedro René Almonte Mejía.

Como era de esperarse el discurso de rendición de cuentas del Presidente Danilo Medina, llegó pintado de “verde” desde la A hasta la Z. Sí , verde tanto por la esperanza que transmitía cada frase como rebuscada en el diario del mismo Martin Luther King, o como si el escritor del discurso haya sido el mismísimo Barack Obama y su Yes We Can . Verde también porque el presidente se presentó tan verde como “los de la marcha”.

El protagonista en la escena, el mismo al que se refiere el libro de Belarminio, empezó con evidente muestra de ansiedad, hasta diría que nervioso y un tanto preocupado, tal vez porque sabía que esta vez iba a tener a todo un país atento a cada palabra expuesta por él. Comenzó con los respectivos honores a los Padres de La Patria, y luego pasó a la acción a “tirar” números,  esas estadísticas que tanto disfruta  y que tanto nos gustan a nosotros “los comunes” que no las entendemos pero siempre dicen que estamos bien.

Según los números estamos bien, y estaremos mejor. Los policías ganarán más, o sea que la extorsión y el “macuteo” se acabaron; habrá más Senasa, habrá más habitaciones de hotel disponibles, más 911 hasta con drones… en fin vamos bien y mejorando.

Entre resultados positivos, y promesas dejaba caer frases como: “En mi gobierno no hay vacas sagradas”, “Asumí un compromiso con Dios y con mi familia y no lo voy a traicionar”, “Caiga quien caiga” (esa nunca se queda). “El ministerio público tiene toda la potestad para actuar sin limitaciones” y cuando dijo eso la cámara enfocó al procurador, quien miró hacia arriba como hablando con Dios y pidiendo ayuda.

En fin, muchas frases contundentes y a la vez esperanzadoras como el color verde (color de la esperanza), muchos resultados y muchas más promesas. Un discurso con lo justo y lo necesario que sin el condimento final (los hechos) no será más que papel y tinta.

Presidente su pueblo sigue confiando en usted, porque cierto es que ha cumplido en mayor parte su palabra y sabemos que en el caso de la corrupción y la impunidad también cumplirá. ¡Presidente, siga hacia delante, nuestra República Dominicana está por encima de todo!