El drama de los niños que viven  con VIH

Aunque la gran mayoría de niños portadores del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), se contagió mediante la transmisión vertical o por transfusión de sangre infectada, unos pocos lo han obtenido como resultado de una violación. Tal es el caso de uno al que hemos llamado Jean Carlos para no vulnerar sus derechos, violado  cuando apenas tenía tres años de edad por su padrastro, quien además de frustrar su infancia le dejó la secuela eterna del VIH.

En el país hay registrados  1033 casos de niños con VIH, de los cuales 238 son pacientes con seguimiento clínico en tanto que 795 reciben tratamientos antirretrovirales. Estos datos los ofrece  la doctora Marisol Jimenes, encargada de  Sida Pediátrico de la Dirección de Control de las Infecciones de Transmisión Sexual y Sida (DIGECITSS), quien dice que  se estiman en miles los   casos en el anonimato.

Y es que muchos consioderan a los niños como la cara oculta de un VIH que ha cambiado la vida de millones de personas y, en especial, la de ellos. Además de      sufrir la enfermedad en carne propia, a los daños que provoca ésta en su organismo se suma el sufrimiento de sobrevivir a la muerte  de sus padres por culpa de la misma.

“Mi vida ha cambiado… y  la de mi familia también”, dice doña María, abuela de un pequeño de dos años que adquirió el VIH  mediante transmisión vertical.

Su hijo (el padre del niño)  murió por esa causa y la madre lo abandonó en un hospital de Santo Domingo Este.

Mientras el menor,  a quien llamaremos Mariano para proteger su privacidad, jugaba en la sala de espera de  la Unidad de Atención Integral del hospital Robert Reid Cabral, sin siquiera imaginar la gravedad de su padecimiento, su abuela doña María,  con los ojos húmedos, cuenta que para ella lo más difícil es la discriminación y el rechazo “me duele porque en el barrio los vecinos saben que mi hijo murió de sida y no les gusta que mi nieto  juegue con sus hijos, por eso no lo quiero mandar ni a la escuela”.

Atención

La doctora Marisol Jimenes informa que en el país funcionan 26 unidades de atención a enfermos de VIH, pero que solo cinco de ellas brindan atención específicamente a los niños, estas son: el hospital Robert Read Cabral, la Casa Rosada, el centro materno infantil San Lorenzo de Los Mina, Remar; y el hospital Arturo Grullón, de Santiago.

Asímismo, Jimenes indicó que si un niño es captado y sometido a su tratamiento con tiempo puede que su situación se haga más llevadera. Pero si por el contrario el menor no es tratado, podría morir antes de los tres años.

Con relación al personal, la doctora dijo que actualmente en el país solo hay seis pediatras especializados en   VIH; “Para trabajar con estos niños hay que identificarse con la causa,  realmente es difícil captar personal para estas áreas, ya que  a muchos les da miedo contagiarse”.

Apoyo. Algunos adolescentes, entre los que se encuentra Jean Carlos, quien ya tiene 14 años de edad,  forman parte de un grupo de apoyo denominado “Giras Solang” en honor a la primera pediatra que trabajó con niños con VIH en nuestro país.

Con relación al apoyo económico, la  doctora    Jimenes dice que recientemente lograron que el Fondo Global se comprometiera a donar una buena suma de   dinero, la  cual se invertirá en tratamiento de VIH adulto e infantil. 

Las frases

Marisol Jimenes

Para mí trabajar todo  este año  con niños  con VIH significa mucho, porque he asumido esta causa. ¡Son muy especiales!”.

Zoom

¿Cómo explicarle a un niño que tiene VIH?

En el país no existe una consejería pediátrica que se encargue de instruir a los padres con relación a cómo tratar el tema con los niños. La doctora Marisol Jimenes sostiene que por lo regular los familiares  les dicen a los niños que tienen leucemia o cáncer. La especialista mostró preocupación por la forma en que se les oculta a los niños su condición,  pues ya un joven de doce o trece años interactúa con otros de su edad y de esa manera la enfermedad se continúa propagando.