El e-book intenta redondear su año como regalo

Redacción Internacional  EFE.  El hábito de la lectura comenzó a cambiar para siempre a lo largo de 2009 con la apuesta de la industria electrónica por el “e-book”, destinado a convertirse en uno de los regalos estrella de estas Navidades.

¿Serán estas Navidades el principio del fin de la era del papel? Lo que está claro es que el e-book traspasó en 2009 la barrera de los inventos prometedores para enmarcarse en el territorio de los que, como internet, el teléfono móvil o el iPhone, producen un cambio irreversible.

Amazon, que se alió con el libro electrónico Kindle para crear un sistema de exclusividad similar al de iTunes y iPod de Apple, anunció a finales de noviembre que su libro electrónico era ya el producto más vendido de su página, 3 millones en lo que va de año.

Sus acciones se dispararon a un precio de 135,25 dólares y las estimaciones para 2013 son de 13 millones de ejemplares. Para muchos, el libro electrónico, como el papel de aluminio, quedará asociado a su marca más famosa- Kindle.

Pero también hay nostálgicos, como el belga Antoine Compagnon, Catedrático de Historia y Literatura, que afirmaba en una entrevista con el diario El País que “es difícil una lectura prolongada de Proust o de Hegel en un libro electrónico” y que “un libro implica un paisaje, un territorio a explorar” que se pierde en la pantalla.

Desde el New York Times, en cambio, se subían al carro rápidamente.