El efecto de los rayos solares en la piel, cómo protegerse de ellos

31_03_2015 HOY_MARTES_310315_ ¡Vivir!5 C

En esta época de vacaciones no podemos olvidarnos de protegernos del peligro que representa la exposición larga y continua al sol.

Los rayos o radiaciones ultravioletas (UV), son totalmente invisibles al ojo humano y no proporcionan ninguna sensación de calor, por lo que se pueden estar expuestos a estos sin darse cuenta.

Respecto del tema, la doctora Miguelina Mejía de Pellerano indica que en la radiación ultravioleta se distinguen varios subtipos y uno de ellos es UVA que representan el 95 % de los rayos ultravioleta, los cuales penetran de manera profunda en la piel acelerando y acentuando el foto daño.

Añade que estos pueden provocar el desarrollo de cáncer de piel, estimular la aparición de arrugas, manchas, falta de elasticidad, irritación y el bronceado; también pueden presentarse afecciones a nivel ocular, entre otras.

Otro tipo de radiación es la UVB la cual representa el 5 %; esta llega a la superficie de la tierra y actúa al nivel de la epidermis, o capa externa de la piel, que es la barrera de mayor importancia entre el cuerpo y la hostilidad del ambiente externo, originando el bronceado indirecto. Por último está la radiación UVC, que es absorbida por la capa oxígeno y de ozono de la atmósfera.

La exposición solar genera fotoenvejecimiento, un proceso caracterizado por la aparición prematura de lesiones en la piel como arrugas finas y profundas, sequedad, flacidez y aspereza de la piel, así como micro várices y cambios pigmentarios. Otro dato importante es que la absorción de los rayos ultravioleta por el cristalino del ojo contribuye a acelerar la formación de cataratas.

Los rayos o radiaciones ultravioleta (UV) en fuerte dosis pueden causar daños irreversibles para la salud.

Recomendaciones. Evite la exposición directa al sol entre 10:00 a. m. y 4:00 p. m., especialmente para niños y adolescentes. Aplique regularmente una crema solar que proteja de ondas UVA y UVB, la cual debe aplicarse con un mínimo de 30 minutos antes de la exposición solar, y debe tener un índice de protección no menor al 30 o 50, dependiendo de la edad. Renueve la aplicación cada 2 horas y después de cada baño.