El embarazo en adolescentes, a través de una revisión médica

v4

Doctor Mario Rodríguez
Gineco-obstetra de la HGPS

El embarazo en las adolescentes es el que se produce en una mujer entre los 10 y 19 años, edad establecida por la Organización Mundial de la Salud como adolescencia.
Cerca del 80 % de estos embarazos no son planificados, por lo que este imprevisto suele alterar la vida de los jóvenes, al menos por un tiempo, pues obliga a la mujer a tomar una decisión que pudiera ser muy angustiosa.
La adolecente no está preparada ni física ni mentalmente para tener un hijo ni para asumir la responsabilidad de la maternidad.
Todo esto pone en riesgo su salud tanto física como emocional, así como la salud del producto de la concepción.
La poca disponibilidad de métodos anticonceptivos, el deficiente conocimiento sobre los mismos y el fuerte vínculo entre pobreza y embarazo a temprana edad hacen que se considere el embarazo en adolescentes como un problema social, económico y de salud pública; ya que aún permanecen tasas elevadas a pesar de las políticas y estrategias que se han implementado en todo el mundo en los últimos dos decenios.
El embarazo en adolecentes un solo representa un problema de salud; también tiene repercusiones en el área social y económica, dado que implica menores oportunidades educativas o el abandono total de los estudios por parte de la madre adolescente, lo que incide en el incremento de la exclusión y las desigualdades de género, coadyuvando en el fortalecimiento del círculo de la pobreza.
Impactos de la maternidad temprana: El Fondo de las Naciones Unidas para la Población señala cuatro aspectos principales:
1- Riesgo de muerte y enfermedades, sobre todo para las niñas de 10-14 años, quienes tienen cinco veces mayor probabilidad de morir a causa del embarazo o el parto.
2- Oportunidades perdidas: las madres adolescentes tienen más probabilidades de abandonar los estudios, lo que da al traste con su participación en la sociedad de manera plena, de tener ingresos propios, de cuidarse a sí mismas y cuidar a sus hijos. Estos factores pueden traer como consecuencia que entren en la pobreza o que esta se perpetúe, sumando obstáculos para la movilidad social.
3- Más hijos: el inicio temprano de la maternidad aumenta la probabilidad de tener más hijos, esto influye en el tamaño de las familias.
4- Más abortos: al menos uno de cada diez abortos ocurre en jóvenes entre 15 y 19 años, y a escala mundial cerca del 40 % de esos abortos se realizan en malas condiciones, comprometiendo la salud y la vida de la joven.
Esto obedece a que muchos de los embarazos de adolescentes no son planificados ni mucho menos deseados.

Aspectos psico-sociales enfrentados
Cuando la maternidad ocurre en una etapa en que la mujer no puede desempeñar ese rol adecuadamente, ese periodo se perturba en diferentes grados.
• La adolecente debe asumir responsabilidades impropias de esa etapa, lo que hace que confundan su rol dentro de su grupo social.
• Comunicar el embarazo en el núcleo familiar es frecuentemente fuente de conflicto.
• Presentan a menudo miedo a ser rechazadas socialmente.
La joven se siente criticada por su entorno y tiende a aislarse; es frecuente que se aíslen de la familia o que tengan que dejar la escuela.
• El embarazo comprende profundos cambios somáticos y psico-sociales, con incremento de la emotividad y acentuación de los conflictos propios de la adolescencia, lo que hace que se exacerben los temores frente a la incertidumbre de cómo finalizara la gestación.
La maternidad suma un rol de la edad adulta cuando ocurre en la adolescencia, el proceso perturba en diferentes grados, pues tienen que asumir responsabilidades impropias de esta etapa de su vida, privarse de actividades propias de su edad y confunden su rol dentro del grupo social.
En algunos casos el embarazo es consecuencia de abuso sexual, en la mayoría de los casos por un hombre cercano al entorno familiar, un primo, tío, incluso el propio padre .

Embarazo de adolescentes en cifras

Cada año, alrededor de 17 millones de adolescentes al año dan a luz en el mundo. 16 millones están entre 15-19 años y alrededor de un millón es menor de 15 años. El 95 % de estos corresponden a países de medianos y bajos ingresos.
Las tasas más elevadas están en África subsariana, con 299 x 1000 adolescentes embarazadas, en Níger y el Congo. Las tasas menores se calculan en Japón y Corea (1-3 x 1000 adolescentes). Estados Unidos se considera el país del mundo con mayor tasa de adolescentes embarazadas según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en junio de 2016, en 22×1000.
República Dominicana ocupa el quinto lugar en nacimientos entre los países de América Latina y el Caribe, con cerca de 98 x 1000 adolescentes. En promedio, las adolescentes representan el 27.3 % de partos en el país, las áreas más elevadas Azua y Pedernales (37 y 35%) respectivamente una de cada 5 muertes materna corresponden a adolecentes (19 %). La tasa de fecundidad de las adolescentes en RD 98×1000 mujeres (4° en 2.A.) tasa de embarazo adolecente 22.1%.
Las diez provincias con mayores tasas de embarazo adolescente en el país son Azua (37%), Bahoruco (35%), Santiago (29%), Independencia (23%), San Cristóbal, La Romana, Dajabón (22 %); Puerto Plata (21%) y Santo Domingo (19%).
En el mundo, las adolescentes representan cerca del 11 % de los partos de las cuales 95 % ocurren en países en desarrollo.
América Latina y el Caribe presentan tasas de 72 nacimientos por c/1000 mujeres de 15-19 años, después de África subsahariana y el sur de Asia con 108 y 73 nacimientos respectivamente.
Según la UNICEF en América Latina y el Caribe el 22 % de los adolescentes inició la vida sexual antes de los 15 años para 2010 en Nicaragua, República Dominicana y Guatemala, con más de 100 nacimientos por cada 1000 mujeres de 15-19 años.