El Estado conservará Distribuidoras

El presidente Danilo Medina aseguró en su discurso de toma de posesión que “el Estado conservará la propiedad de las empresas distribuidoras de electricidad” durante su gestión de gobierno, con lo que le asesta la estocada final al ya moribundo enfoque neoliberal que ha reinado en el sector eléctrico dominicano desde la capitalización del mismo. Este costoso invento de Montás e Isa Conde ha venido teniendo grandes reveses desde su implementación, iniciando con la fallida promesa de que con el traspaso de las empresas eléctricas estatales al sector privado, terminaría la transferencia de fondos públicos a la otrora CDE; sin embargo, lo que hemos vivido es un incremento descomunal del déficit en estos 13 años pos reforma eléctrica, que ha superado los 1,200 millones de dólares en un solo año.

A este fracaso se agrega el hecho de que el Estado reasumió la propiedad y administración de las Edes, debido sobre todo a la incapacidad del sector privado para resolver la problemática eléctrica. El denominado enfoque Montás o de políticas neoliberales aplicadas en el sector eléctrico entra en estado de coma con la funesta administración en la CDEEE de Celso Marranzini, su alfil y última esperanza redentora. Como era de esperarse, al igual que su mentor, Marranzini es echado de la Corporación dejando una crisis técnica y financiera sin precedentes, lo que desde ya es dado a conocer por Rubén Bichara, nuevo vicepresidente ejecutivo de esa institución, confirmando así lo que hemos venido denunciando a través de este y otros medios de comunicación durante los últimos dos años.

La visión privatizadora o enfoque Montás muere y es sepultada con la declaración del presidente Medina de que “el Estado conservará la propiedad de las empresas distribuidoras de electricidad”. Ahora solo resta esperar que los nuevos administradores de las Edes saquen estas empresas del muladar.