El explosivo carácter de Miguel Herrera lo deja de nuevo en evidencia

herrera965_0

México. El fuerte carácter que ya mostraba como jugador y sigue exhibiendo el seleccionador de México, Miguel Herrera, ofrece hoy un nuevo capítulo de polémica con la presunta agresión denunciada por el periodista Christian Martinolli. El comentarista, que narra los partidos de la selección mexicana, dijo haber recibido hoy en el aeropuerto de Filadelfia un puñetazo de Herrera, que ayer condujo al Tri al título de la decimotercera edición de la Copa Oro con una victoria por 3-1 sobre Jamaica. “Agaché la cabeza para ver el celular y ahí sentí el puñetazo en el cuello”, declaró el periodista, muy crítico con el trabajo de Herrera.

Veintidós años atrás, en 1993, Miguel Herrera estaba en la lista de jugadores para jugar el Mundial de Estados Unidos 1994 pero una agresión al hondureño Dolmo Flores en el estadio Azteca le costó la expulsión y lo dejó fuera de la lista de convocados. Ese año Herrera, quien siempre se caracterizó por ser un jugador poco técnico pero aguerrido en la cancha, se enfrentó con un aficionado tras un partido con el León.

En plena cancha pateó y golpeó al aficionado. En 1997, en un amistoso entre su equipo, Toros Neza, y la selección de Jamaica, Herrera y varios de sus compañeros se vieron envueltos en una gresca. ‘El Piojo’ fue uno de los más activos en la pelea. A pesar de su baja estatura, la fuerza le valió para hacerse sentir como defensa, aunque no fueron pocas las ocasiones en que resultó ser desmedida. Como técnico, en el Torneo Apertura 2013, cruzó palabras de grueso calibre con su colega del Santos Laguna, el portugués Pedro Caixinha.

Esa vez casi llegan a los golpes. Posteriormente, en la final de ese torneo que perdió ante el León, el estratega insultó a la prensa y a los árbitros, gremio con el que también ha tenido muchos roces.