El FC Barcelona sale vivo de La Catedral del fútbol español

http://hoy.com.do/image/article/32/460x390/0/C2B9399B-5777-4CDE-93FA-5E0820A6157E.jpeg

MADRID, (AFP).- El FC Barcelona salió vivo de La Catedral del fútbol español, el estadio San Mamés del Athletic Bilbao, al empatar (1-1) con el equipo local, en partido adelantado de la novena jornada de la Liga española, en un apasionante y bonito duelo, por lo que el equipo catalán sigue invicto y líder.

El FC Barcelona se resarció en parte con este resultado de la eliminación esta semana en treintaidosavos de final de la Copa del Rey ante el Gramanet (1-0) de Segunda División B, ante la parroquia de San Mamés, llamada La Catedral por ser considerado el público más entendido de España.

El camerunés Samuel Eto”o abrió el marcador para el FC Barcelona en el minuto 11, tras un fallo del joven defensa Ander Murillo, que no acertó a despejar un centro del canteranó Damiá.

Poco más de dos minutos después, Francisco Javier Yeste empató el partido, en una jugada ensayada del Athletic Bilbao. Asier del Horno lanzó un saque de banda que Ismael Urzaiz tocó con la cabeza para que el centrocampista rojiblanco, campeón mundial sub-20 con España en Nigeria-99, lanzara una volea que se coló en la portería de Víctor Valdés.

El último tramo del partido fue vibrante, con varias ocasiones de ambos equipos, y un disparo a la madera de Xavi en el minuto 74.

El FC Barcelona jugó desde el minuto 79 con ventaja numérica tras la expulsión del bilbaíno Carlos Gurpegui por doble tarjeta amarilla, pero el cuadro catalán no tuvo tiempo de sacar fruto a esta ventaja.

En el otro partido de la jornada el Atlético Madrid empató en el campo del Valencia (1-1), por lo que el conjunto levantino sigue sin levantar cabeza, en un encuentro en que el argentino Pablo Aimar recibó una patada involuntaria en la cabeza del defensa Pablo Ibáñez.

El ex jugador de River Plate, que sangraba abundantemente, tuvo que ser retirado en camilla y conducido a un hospital para ser examinado.

El Valencia tenía la victoria en la mano, ya que ganaba el partido con un gol en el minuto 63 de Miguel Angel Angulo y estaba en superioridad numérica desde el 68 por expulsión del jugador serbo-montenegrino del Atlético, Veljko Paunovic.

Pero en el minuto 78, el niño Fernando Torres logró empatar el partido, con un disparo entre tres defensas, que sorprendió a Santiago Cañizares.

Ocho minutos después, el valencianista Rubén Baraja casi da la victoria a su equipo con un tiro libre que se estrelló en el larguero, por lo que se esfumó la victoria al cuadro levantino, que ya suma siete partidos sin conocer la victoria.