El Festival Presidente y la presión fiscal

POR HÉCTOR MINAYA
La elevada presión fiscal que recae sobre los consumidores de cervezas, que según cálculos de la Cervecería Nacional Dominicana, es de un 53 por ciento contra 17 del resto de la economía, es una situación que el Gobierno debe estudiar para evitar que pueda seguir impactando negativamente, al punto de que en el primer trimestre de este año la reducción de ese mercado fue de un 20 por ciento con relación al mismo período de año pasado y un 30 por ciento con relación a lo proyectado.

Estos resultados empresariales por la falta de equidad tributaria, pueden afectar los planes de expansión industrial y de ampliación laboral, y también en mayor medida, tener efectos devastadores en las aspiraciones recaudatorias del Gobierno.

La Cervecería forma parte del grupo empresarial E. León Jimenes, que es uno de los que más aportan al fisco.

Esta desproporción en el sistema fiscal, es decir 53 por ciento contra 17, no se ajusta a las normas de lo que debe ser la equidad impositiva, que según el eminente economista Adam Smith, debía ajustarse a cuatro reglas: proporcionalidad a la renta, certidumbre en la cantidad a pagar, comodidad en el pago y rentabilidad del impuesto.

Además de deprimir el mercado, al reducir las ventas en forma significativa por el impacto de las medidas impositivas, este efecto acaba de caer sobre el Festival Presidente de Música Latina, cuya edición correspondiente a este año fue cancelada por la Cervecería Nacional Dominicana, como consecuencia de la situación descrita.

Esta suspensión adquiere singular relevancia, porque cada dos años Santo Domingo se convertía en la capital musical de América Latina, presentándose en este evento a los mejores artistas hispanoamericanos.

El licenciado Teodoro Hidalgo, director de Asuntos Corporativos de la empresa cervecera, declaró que el impacto de las medidas impositivas ha sido tan crítico y sus efectos tan negativos para la industria de la cerveza que no tienen otra opción que suspender el Festival, que viene celebrándose desde hace 11 años y se considera como el mayor espectáculo de los dominicanos para el mundo.

Es oportuno que el Gobierno reflexione acerca de la situación, porque se requiere que la desproporción que afecta al sector cervecero en términos impositivos sea corregida y esto podría realizarse con ajustes anuales en las leyes presupuestarias para neutralizar los referidos efectos y conseguir la equidad tributaria.

La ganancia de capital, que es un aumento del valor de un activo financiero que sólo se obtiene si se vende, es una de las leyes del mercado y si el Gobierno no maneja los elementos tributarios con tactos, y éstos causan resultados fatales, podríamos matar la gallina de los huevos de oro.