El fisco español achaca a Rato decena de delitos de fraude por sus sociedades

Rodrigo Rato 7

 Madrid.- El exdirector gerente del FMI Rodrigo Rato habría cometido hasta nueve delitos de fraude fiscal entre 2008 y 2014 a través de su “sociedad opaca” Kradonara 2001, considerada epicentro de la red empresarial del que también fue vicepresidente del Gobierno de España, según denuncia la Hacienda pública.

La Justicia española instruye un complejo sumario sobre la fortuna de Rodrigo Rato, que fue ministro de Economía entre 1996 y 2004 antes de incorporarse al Fondo Monetario Internacional (FMI).

En ese sumario el juez cuenta con informes de la oficina antifraude española, que apunta que dos de los supuestos delitos atribuidos a Rato ya han prescrito al pasar más de cinco años desde su presunta comisión, aunque “pueden considerarse antecedentes del blanqueo de capitales” actualmente en fase de instrucción.

La Organización Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) denuncia movimientos invisibles de divisas de Kradonara 2001 con Reino Unido, Gibraltar y Luxemburgo por valor de casi 7 millones de euros desde su fundación, de los cuales 6,5 correspondieron a entradas y el resto fueron importes de salida, cantidades que se suman a los 413.000 euros satisfechos por su matriz Vivaway en 2001.

La primera de las operaciones denunciadas por Hacienda es la relacionada con la campaña publicitaria de la salida a bolsa de Bankia, entidad que Rato presidió hasta que en 2012 dimitió y que recibió una ayuda pública de unos 20.000 millones de euros.

La campaña publicitaria de la salida a bolsa de Bankia en 2011, también polémica, fue adjudicada a Zenith y Publicis en un concurso que constituye el centro de la pieza en la que el instructor del caso, Antonio Serrano-Arnal, investiga un presunto delito de corrupción entre particulares.

Aunque el grueso de la acusación se centra en la relación entre Kradonara, la panameña Westcastle y la mercantil Red Rose -posiblemente de Bahamas- estas últimas con sede en paraísos fiscales, donde Hacienda detecta cinco posibles delitos después de que ni Rato ni ninguna de sus empresas tributasen los movimientos de divisas en este entramado internacional.

La ONIF también evalúa en su informe la tributación de Rato durante los ejercicios 2013 y 2014, y afirma que tras la facturación de Kradonara 2001 se esconde la remuneración del exdirector gerente del FMI como miembro de los consejos asesores de Telefónica en Europa y Latinoamérica. No obstante, lo que destaca la ONIF en todas las operaciones son los ingresos efectuados por Rato y sus sociedades a la mercantil alemana Bagerpleta GmbH, en una cifra que rondaría los dos millones de euros.