El FMI prevé leve recesión en informe economía  EU

WASHINGTON. AFP.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó drásticamente a la baja sus previsiones de crecimiento para Estados Unidos, que debería registrar “una leve recesión” en 2008, con una caída inédita de los precios en el sector inmobiliario y un repliegue del consumo.

 “La economía estadounidense registrará una leve recesión en 2008, a causa de los efectos de sinergia entre los ciclos del inmobiliario y de los mercados financieros, antes de recuperarse progresivamente en 2009”, afirma el Fondo en sus perspectivas económicas mundiales publicadas este miércoles.

 El Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense debería crecer solamente 0,5% en 2008 y 0,6% en 2009, lo que representa una revisión a la baja de 1 punto y 1,2 punto porcentual respectivamente, en relación a las previsiones de enero. El PIB había aumentado 2,9% el año pasado.  Esta constatación concuerda con la de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, que anunció el martes que prevé una contracción del crecimiento en el primer semestre, que es la definición más admitida de recesión.

“Seguimos siendo positivos sobre la capacidad de recuperación a largo plazo de la economía global, así como de la capacidad de recuperación a largo plazo de la economía estadounidense y creemos que las últimas proyecciones del FMI son indebidamente pesimistas”, dijo el subsecretario del Tesoro para asuntos internacionales, David McCormick.

 “La pregunta clave es saber cuánto tiempo durará el actual repliegue”, señala el Fondo. Prevé que la la recuperación de 2009 será “más lenta” que la que siguió a la precedente recesión, en 2001.  Una de las principales amenazas continúa siendo el sector inmobiliario, que según el FMI debería acusar un aumento de los embargos, empujando los precios a la baja.

“La perspectiva de base prevé un descenso de los precios de las viviendas entre 14 y 22% en 2007-2008, hecho sin precedentes en Estados Unidos”, afirma el informe.

Crecimiento de Latinoamérica se “acopla” al de China

Washington. EFE.   El crecimiento latinoamericano está cada vez más pegado al de China, un fenómeno que se ha acelerado desde el año 2002 y que, de continuar, podría disminuir la histórica dependencia de la región de EE.UU., según el Banco Mundial (BM).

“La recesión en Estados Unidos es una fuente importante de preocupación”, señaló en una rueda de prensa Augusto de la Torre, economista jefe del BM para América Latina, quien precisó, de todos modos, que el efecto de ese enfriamiento se verá mitigado mientras China continúe con crecimiento alto.

“Aun en los escenarios más pesimistas se espera un crecimiento (en China) superior al 9 por ciento para el 2008”, dijo de la Torre, quien apuntó que esa relación más estrecha obedece al incremento de los vínculos comerciales y también a la mayor inversión china en el sector de recursos minerales y agrícolas en Latinoamérica. De la Torre indicó que la única excepción al fenómeno es México, cuya economía sigue muy vinculada a la de su vecino del norte.

Por lo demás, el experto señaló que lo importante es que la región comience a desacoplarse “tendencialmente” de EE.UU. y los países de elevados ingresos.

 “A comienzos de los 70 su crecimiento todavía era bastante bajo. A partir de esa fecha (…) el crecimiento tendencial de esos países empieza a exceder, con mucho, al crecimiento tendencial de los países de altos ingresos”, destacó.