El FMI y sus cartas II

POR LUIS ML.PIANTINI M.
Acabo de leer el borrador de la nueva carta de intenciones del FMI, y la verdad que le estoy sumamente agradecido a los enjundiosos muchachones/nas inquietos/as del área económica del periódico Hoy, que donde no encuentran capturan, pues me han dado una gran tranquilidad.

Y no es para menos, resulta que en la intencionada carta numéricamente aparece una longaniza de 0 mata 0 y x más x igual a infinito. O sea que en el próximo programa los rangos de las metas cuantitativas se determinarán entre 0 e infinito. Lo que quiere decir que cualquier cosa puede darse.  

Y que para lo que pegan, mejor así, menos pastillas para aquellos benditos que se preocupan pensando que ese billete saldrá premiado y nos sacará del empobrecimiento mental y  económico en que nos encontramos sumergidos desde que el Don Almirante aquel, en vez de instituciones aquí fundó defunciones. Además, gracias a la globalización, nos permiten el libre albedrío de llenar los huequitos.

En cuanto al crecimiento del PIB y el balance de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, tampoco hay porque preocuparse, ya que sin cumplir con las dos cartas anteriores desde que salieron de la gatera, superamos con crece todas sus proyecciones.

Ahora bien en el artículo anterior les había advertido que pusieran cuidado en las letritas chiquitas, pues estas son como en los pagares, que además  son lo mismo, las que dicen los que los números no dicen.

En el literal tres se tiene la intención de que el PIB crezca 3% en el 2005 y 4% en el 2006 y lo justifican en que el mismo será producto de la confianza y de la recuperación de la demanda domestica.

Naturalmente que ya la confianza existe sin la presencia del FMI y  para saber como se financiará  externamente este crecimiento solo hay que observar la actual tasa de cambio y las proyecciones que tiene la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, y si ustedes encontraron un número en esa, me lo cuentan.

Y es claro pues, como es con confianza y recuperación de la demanda interna solo proyectaron para dos años pues en el tercero, si es que les da para llegar allá,  para los fondistas se acabó la suerte y también lo que se ahorró en los dos años anteriores. Pero por supuesto, como ellos proyectan para el corto plazo no dicen, pues no tienen porque decirlo, que despues de esos dos primeros años ellos se reelegirán por tres periodos más, pues de chepa no necesitan del voto popular ni de modificación constitucional alguna para quedarse por una temporadita.

Y es tan claro así, como la no inclusión de soluciones al problema del pasivo monetario y de su déficit cuasi-fiscal  en las dos cartas anteriores, aunque en la de ahora el agujero lo cubren con muchas esperanzas y buenas intenciones, y como de buenas intenciones esta repleto el camino al infierno, si hicieron algún calculo serio para los próximos veinte años que por favor lo muestren para los Santos Tomas, que de esos si hay muchos por aquí  y no es para menos, con esta era de apagones que se resuelve todos los años y que ya superó los de la era del perínclito.

Según se desprende de lo que no se dice, el PIB crecerá por el aumento de las importaciones vía, si el presente permanece estático,  la recuperación del poder adquisitivo al mantenerse los niveles actuales de apreciación real del peso debido al fuerte ajuste fiscal  y la restricción monetaria, o vía, en un escenario dinámico,  el aumento de la oferta monetaria que habrá de inyectar mayor liquidez a la economía privada por el incremento de las Reservas Internacionales Netas(RIN) en US$200 millones y del crédito bancario en pesos  por la reducción de las tasas promedio de interés, lo que producirá un paulatino ascenso del valor del dólar en términos nominales. 

Yo me inclinaría a apostar por esta última vía, pues es la única forma de justificar un crecimiento del PIB del 3% y una inflación del 15%, cuando su actual tendencia mensual se dirige a resultados inflacionarios menores a dos dígitos. Y esto es así, pues según las letritas de la carta habrá de nuevo un aumento inflacionario por el lado de los costos,  como consecuencia del aumento de otro 30% de la tarifa eléctrica, combinada con otra reforma tributaria no neutral y el aumento salarial del 30%.

Y para que crezca el PIB en este escenario, se justifica una expansión monetaria del 18% para aumentar el gasto privado, pues es la única forma de contrarrestar el ajuste que producirán una vez mas los aumentos de costos mencionados, ya que el balance primario del sector publico no financiero terminará el año 2005 con un esfuerzo fiscal equivalente al 3.1% del PIB, de los cuales según deduzco RD$8,000 millones serán depositados en el Banco Central para permitir la recuperación de las RIN, sin que esta recuperación sea inflacionaria por el lado de la demanda ni aumente el déficit cuasi-fiscal.

Ahora bien  la caída en las tasas promedio de interés activas nominales en relación a las prevalecientes el pasado año, incrementará el crédito al consumo, al comercio y a la vivienda por la recuperación del poder adquisitivo en dólares, pero el nivel  de la tasa de interés activa real en pesos  permanecerá por encima de 10 puntos porcentuales, debido a los  efectos riesgos país y  cambiario y a la permanencia de un elevado margen de intermediación en la banca, como consecuencia de las mas estrictas normas bancarias y prudenciales que demandan mayores provisiones a los activos con riesgo, lo cual a esa tasa estos aumentarán, y a la mayor capitalización.

Con una inflación del 15%, las tasas pasivas de los fondos preferenciales estarán ubicadas por encima del 20%, y las tasas promedio activas sobre el  30%, más o menos las actuales tasas en pesos. Esto ubicaría el  nivel de la tasa de interés activa real por encima de 10 puntos porcentuales, nivel que impedirá a las empresas productivas industriales y agropecuarias demandar prestamos para mejorar su competitividad, así como para realizar nuevas inversiones en el sector de las exportaciones,  debido al reducido margen de rentabilidad con que operan estas empresas a medida que la economía se torna mas abierta y competitiva en los mercados interno y externo.

Si las nuevas inversiones en el sector de exportación se desean financiar en dólares, cuyas tasas de interés activas en el mercado bancario ronda el 10%, tendrán que pagar tasas de interés superiores a este nivel  por la exigencia de mayores provisiones a la banca, hasta que las nuevas empresas entren en operación y demuestren que generan sus ingresos en dólares. O sea que el costo financiero de la inversión en dólares se ubicaría en niveles diferenciales de unos 10 puntos porcentuales con el  nivel de las tasas que rigen en los mercados internacionales y en países centroamericanos con los cuales competimos aquí y en el mercado norteamericano, como son los casos entre otros de Panamá y de El Salvador.

Así que  siéntense a esperar el din don de las campanas de Jerusalén, y recuerden que esta ciudad se encuentra entre Israel y Palestina o sea que no es del din don de la Navidad de lo que le estoy hablando, sino el que tocará la parienta cuando gracias al altruismo del Club de Paris no existan flujos de capital privado para cubrir el rojo de la cuenta corriente, ni exista el dinamismo de las zonas francas ni de las no francas gracias al tijerazo chino y a nuestra falta de visión de convertirnos completamente en este tipo de empresas, aunque parece que el Fondo nos donará unos dolaritos.

Ni exista el flujo de las mayúsculas inversiones externas de los años 90s porque ya no somos el único mercado apetecido en la región del Caribe, además de no ser cumplidores en los pagos y perder el famoso track record, y del actual flujo de inversiones a nivel mundial solamente los chinos se llevan una tajadita de US$50,000 mil millones al año. Ah! y si usted piensa que es con crema de cacao de las que se ponen los turistas que nos va a salvar el medico chino, recele a Don Bin el faldù para que no tire uno de sus petarditos de nochebuena y año nuevo y se nos espanten hacia el norte los patos, flamencos, palomas y hasta los gavilanes que vienen a dar sus vueltecitas por la canícula invernal.

Pero sería lo menos de pedirle a los muchachos del  Fondo que luego que rellenen sus 0s y Xs le agreguen a sus letritas alguna pista que nos indique si el programita que nos pondrán como tarea, es para llenar huequitos hasta que el lápiz se quede en cabo o es escrito con pluma de ave Fénix que nos permita levantar el vuelo para siempre. Y si este es el caso, ¿cual es el programa sustentable para el mediano y el largo plazo que nos hará  salir de esta modorra indeseable del subdesarrollo? Y puesto que su estadía no tiene la menor intención de ser turística, no es mucho el pedirle a tan preclaros enviados.

Y espere en sus pantallas, comiendo pop corn y sodas de syrope de maíz subsidiados que ahora estan baratos gracias a la parienta, la continuación del modelito de expulsión de los dominicanos por el canal de la mona y de atracción de los haitianos por la frontera, para el empobrecimiento de su bienestar económico y social que nos frotan todos los años en la cara las encuestas de los organismos internacionales, no obstante de ser la economía  de América Latina y del Caribe que mas creció en los últimos cincuenta años. Si usted le encuentra una solución  a este problemita  para un subdesarrollado país en los próximos  cincuenta años, de seguro que los ocho millones de dominicanos le estaremos muy agradecidos.