El fútbol defiende un nuevo enfoque de la lucha antidopaje

Futbol AFP

Zúrich, Suiza. AFP. El fútbol abogó este viernes por una nueva forma de abordar la lucha antidopaje, basada en la evaluación de los riesgos por encima de la voluntad de someter a todos los deportes al mismo régimen intensivo de controles.

Dos semanas después de la conferencia de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) en Johannesburgo, la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) mantuvo en su sede en Zúrich su propia conferencia, para defender un cambio de filosofía.

“La gestión de los riesgos debe basarse en la evaluación de los riesgos”, explicó el jefe médico de la FIFA, Jiri Dvorak, destacando las diferencias existentes en el recurso al dopaje cuando se trata de deportes de equipo o de competiciones individuales.

Esas diferencias quedan diluidas en las estadísticas globales de la AMA.   De las casi 274.000 muestras analizadas por los laboratorios antidopaje en 2012, un 1,2% dieron lugar a resultados anormales y únicamente un 0,42% por esteroides anabolizantes.   En el fútbol, donde entre 2005 y 2013 se llevaron a cabo 230.000 controles, la tasa de positivos por esas sustancias es diez veces inferior (0,04%).

“En el Mundial de fútbol, el último caso positivo es el de (Diego Armando) Maradona en 1994”, insistió Jiri Dvorak.

“Desde que figuramos en los Juegos Olímpicos, no ha habido un positivo en los deportes de equipo, sólo en los deportes individuales. Es algo que habla por sí solo”, añadió.

Un nuevo enfoque en la estrategia es por tanto necesario para la FIFA, que subraya también los gastos del sistema actual.

“En el fútbol tenemos que gastar 2,5 millones de dólares para detectar un caso de esteroides anabolizantes. En el deporte en general, el dato baja a 250.000 dólares”, insistió el profesor Dvorak.

No al aumento de controles. El número de controles ha aumentado en los últimos años y la proporción de casos positivos es globalmente la misma. “Es la prueba estadística de que no hay necesidad de aumentar los controles”, dice el médico de la FIFA.

La creación de la AMA en 1999 apuntaba, con la puesta en funcionamiento de un Código Mundial Antidopaje, a armonizar y unificar las reglas y las sanciones, que hasta entonces podían diferir mucho según la disciplina o la nacionalidad del deportista.

“La cultura del dopaje es diferente de un país a otro y es un problema para la AMA, ya que es difícil armonizar la cultura”, subrayó Martial Saugy, director del laboratorio antidopaje de Lausana.

El científico suizo cita por ejemplo el atletismo. En un país cuyo nombre no quiso precisar, la prevalencia del dopaje sanguíneo alcanza al 46% entre los atletas (hombres y mujeres), según los datos obtenidos tras la instauración del pasaporte biológico.

El fútbol cuenta también con ese sistema de seguimiento.

Todos los jugadores susceptibles de ser seleccionados para el Mundial de Brasil se someterán a controles sanguíneos para establecer un perfil biológico.