El futuro de nuestras universidades

El futuro de nuestras universidades

Jesús de la Rosa

-10-
El futuro de nuestras universidades. El sistema dominicano de instituciones de educación superior se ha trasformado de manera significativa en los últimos cincuenta años. La población estudiantil ha aumentado considerablemente. Hoy disponemos de una diversidad de instituciones del género, con fines y funciones variadas.

Se han multiplicado y diversificado las carreras profesionales y los programas de estudios que en ella se cursan. Ninguna de las otras instituciones de este país vive mayores transformaciones y afrontan mayores retos que aquellos que experimentan nuestras universidades y nuestras instituciones de educación superior. El avance de la democracia en la República Dominicana, y como consecuencia de ello, la ampliación de las oportunidades educativas, ha sido el motor generador de todas esas transformaciones.

En tiempos de Trujillo, la Universidad era un coto cerrado, un patrimonio de una minoría privilegiada. Hoy, cursan estudios en ella miles de jóvenes procedentes de todo el país. Pero, a pesar de ese crecimiento poblacional de jóvenes que aquí cursan estudios en universidades y en institutos superiores, la tasa de escolarización continúa siendo baja.
La sociedad dominicana registra grandes contrastes; forma parte de una heterogeneidad de grupos humanos, razón por la cual la Universidad Primada de América continua siendo un magnifico recurso de movilidad social.

Leer también: El futuro de nuestras universidades (parte 9)

Dos tendencias contradictorias impactarán el futuro inmediato de la nación dominicana: nuestra incorporación forzosamente selectiva a una economía globalizada y la necesidad de responder adecuada y equitativamente a una gran parte de nuestra población que vive en la pobreza.

Por paradójico que parezca la Pontificia y Real Universidad Autónoma de Santo Domingo (la UASD) podrá cambiar en beneficio de la mayoría en la medida que pueda permanecer siendo lo que ha sido y lo que es.

¿Cuáles desafíos habrá de enfrentar este año la Pontificia y Real Universidad Autónoma de Santo Domingo?
Fortalecer la docencia; ampliar las labores de investigación; adquirir más y nuevos equipos de laboratorio; completar el programa de ampliación y mejora del espacio físico; modificar su accionar como instrumento de realización de las aspiraciones colectivas; entre muchísimas cosas más.

Al igual que las demás instituciones de educación superior de aquí y de todo el mundo, para encararlos con éxito, la UASD deberá recibir de parte del Gobierno de Luis Abinader la atención y la ayuda, necesaria tal y como se lo ha venido haciendo.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas