El género salsa retoma su sitial en NY con un concierto multitudinario en MSG

Rubén Blades demostró su carisma ante la multitud que lo ovacionó en el Madison  Square Garden. FUENTE EXTERNA

NUEVA YORK. Como si se aplicara el principio filosófico de la eterna recurrencia, en donde todo retorna a su mismo punto de partida, el majestuoso y renovado Madison Square Garden sirvió de escenario el pasado sábado para patentizar oficialmente el regreso de la salsa como ritmo representativo de los neoyorquinos. La responsabilidad de abrir el concierto “La salsa vive” recayó en el joven salsero dominicano Alex Matos.

El llamado “Salsero de ahora” pasó con las mejores notas la tarea de la apertura. Continúo en el escenario, otro dominicano, José Alberto “El Canario”, el otrora líder de la Típica 73’ e intérprete de los éxitos “Sueño contigo”, “Hoy quiero confesar”, “Bailemos otra vez”, “Maniático” y “Luna de miel”. La música siguió en el gran Madison con los maestros Richie Ray & Bobby Cruz, quienes recientemente recibieron un Honoris Causa en Artes de la Universidad del Turabo (UT). A ritmo de “Sonido bestial”, “Juan en la ciudad” y otros temas, lograron que los presentes dejaran momentáneamente de bailar, y se detuvieran a escuchar atentamente su música.

La larga velada no paraba, y los presentes siguieron disfrutando con la música del “Gallo Salsero”, Tito Rojas, quien estuvo ausente del ambiente neoyorquino por un largo tiempo, pero se mantiene activo en el gusto de este público que sigue el género salsa.

Para ponerle la tapa al pomol, entraron al combate viejos robles del movimiento salsero, encabezado por el Gran Combo de Puerto Rico (la Universidad de la salsa), seguido por el panameño Rubén Blades y finalizando con el venezolano Oscar D’ León y Raulín Rosendo.

Cierre de película. Raulin Rosendo y Oscar D’ León cantando a dúo, ofrecieron un cierre de película que provocó el aumento de la adrenalina de los presentes llevándolo al éxtasis total y levantando la ovación del público que no quería abandonar el lugar, a pesar de haber finalizado el concierto. El empresario Félix Cabrera, organizador de la velada, se la dedicó “in memoriam” al fenecido Raphy Mercado, a quien consideró el empresario artístico con más éxitos obtenidos, así como su profesor en el mundo del espectáculo y el entretenimiento, del cual guarda gratos recuerdos.