El gobernador Plinio Maceo

DONALD GUERRERO MARTÍNEZ
Habíamos dicho que los sucesos fratricidas de abril 1965 paralizaron los Clubes de Leones del país. El fallecido ingeniero Manuel Mena Blonda, designado en diciembre anterior gobernador del Distrito R provisional, tuvo por eso limitaciones para desarrollar una labor de mayores alcances. Como quiera, su administración instaló once Clubes de Leones. En eso tuvo preponderante participación el Club Ozama, líder del distrito en aquellos días.

Se aproximaba la fecha de la convención anual para elegir antes del 30 de junio al gobernador del período 1966-67. Se efectuó con la sola candidatura de Plinio Braudilio Maceo Pérez, en ese momento secretario del Ozama. Se mencionó la candidatura del ex presidente inmediato del Club de Leones Santo Domingo, Alfredo Leschorn, pero se presentó en la convención a declarar su no aceptación.

Elegido Maceo gobernador, resultó ser la chispa que necesitaba, y la encontró, el distrito, para sacudirse de la indiferencia y el decaimiento en que estaba desde la revolución del año anterior.

El gobernador Maceo fue un dinámico obrero del leonismo. Le dedicó a la organización todo el tiempo que fue necesario, sin importar día ni hora del día o la noche. A veces tuvo que visitar clubes, en esta ciudad y comunidades fuera de la Capital, con intervalos de menos de 24 horas. Para su trabajo se agenció con éxito la colaboración institucional de varios compañeros de matrícula que formaron parte de su gabinete. Ese detalle fue un factor de innegable peso para ayudarlo en los planes de su administración, que terminó con otros nueve clubes.

Al gobernador Maceo se le tiene como el de mayores sacrificios personales para cumplir sus responsabilidades. En su período, las cuotas de los socios era ínfima, y a pesar de eso muchas veces no fueron pagadas.

Por años he sostenido que deben verse como un valioso aporte al distrito las disertaciones de instrucción o información leonística ofrecidas al leonismo nacional, porque fueron medio para promover la organización, en la gobernación 1966-67, y en períodos subsiguientes.

A la administración Maceo le tocó participar en la distribución de ropas, alimentos y comidas aportados por los Clubes de Leones para socorrer a damnificados de un ciclón, huracán o tormenta, no recuerdo la clasificación, llamado Beta, que causó daños mayores en el Sur. El distrito 51 de Puerto Rico, patrocinador del leonismo local, contribuyó de manera significativa a acopiar ayudas.

Estaba aproximándose el cincuentenario del leonismo puertorriqueño. La gobernación fue invitada para que el distrito R partipara en los actos conmemorativos. Por gestiones del gobernador Maceo, el Coro Nacional, dirigido por el profesor José Delmonte, ofreció conciertos en los recintos universitarios de Río Piedras y Mayagüez, con éxito innegable.

El gobernador Maceo ha fallecido hace pocos días. Muchos socios leones se unieron al duelo. Sus deudos encomendaron el panegírico al ex gobernador licenciado R. Emilio Rosa, socio fundador del Club Ozama, amigo de la familia por más de 40 años. El orador ponderó los merecimientos leonísticos del dignatario fallecido.

Descanse en paz.