El gran desafío de los residuos sólidos de Santiago

Seguidamente que el pasado 16 de agosto, las nuevas autoridades emitieron la Resolución 3133, declarando a Santiago por 100 días en situación de emergencia, el Ayuntamiento hizo su tarea. Impactó el desastre encontrado en los residuos sólidos. Catástrofe advertida por el Consejo Estratégico (CDES), en el 2011 al presentar los 10 errores del pasado gobierno en residuos.
La primera Misión del BID para la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles dijo lo mismo: “toda compañía que proponga generar energía de la basura debe investigarse, pues en América muchas son embaucadoras.
La ira de representantes de JICA con las pasadas autoridades en reclamo del por qué habían desmontado el sistema Fukuoka semiaeróbico fue antológica. Con tantas advertencias en su haber, las autoridades ignoraron todo y emularon el lema radial de Rodriguito “y la vida sigue su agitado curso”. La irritación del empresariado santiaguero que aportó más de 100 millones de pesos y contribuyó a crear por Resolución, la Corporación de Aseo Municipal (CASA), fue mayor.
No hay sistema de gestión de residuos efectivo que no recoja bien, ni clasifique la basura. La ciudad de Santiago produce 900-1,000 toneladas diarias, casi 2.5 libras por habitante. Santiago genera más basura per cápita que muchas ciudades de USA de los años 80.
Los residuos son un desafío que debiera ser asumido profesionalmente, nunca por técnicos creados al vapor, empresas improvisadas y menos aun por aventureros internacionales proponiendo todo tipo de prácticas fracasadas en América.
Luego de la frustración ciudadana reciente, el actual Gobierno Local con el apoyo de todos, debiera emplearse y consultar muy bien. Es vital asimilar las enseñanzas derivadas del cuento de Juan Bosch “Rumbo al Puerto de Origen”, y relanzar cómo se va a realizar el convenio entre Santiago, la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Salud en esta materia.
Los residuos no degradables generan en Santiago 60.3% de la basura. Entre plásticos 34.3%, metales 12.0%, papeles 10.0% y cartones 4.0%; lo que equivale a 640 toneladas de materiales inorgánicos. Asimismo se conoce que alrededor del 39.7% de los desechos son orgánicos formados por restos de comida, frutas, verduras, granos, hojas, cáscaras, cáscara de huevos, restos de animales y otros. Las viviendas generan el 69% de la basura, y las instituciones son responsables del 31%.

El 80% de una tonelada de basura está formada por materiales combustibles generadores de incendios. Incendios que pueden prevenirse si los Recicladores hacen su trabajo con un verdadero programa. Entonces, el gran desafío es organizar como íbamos haciendo, un sistema que resulte de una alianza pública-privada que contribuya que Santiago sea más verde, limpio y sostenible.