El gran desencanto o hacia dónde va el mundo

El gran desencanto o hacia dónde va el mundo

El presidente Putin junto a otros líderes de la región.

§ 1. Baños sucios, gerencia sin calidad total. En la Asociación de Empresarios de Herrera aprendí esta máxima con Gilberto Concepción, llamado el Señor Calidad o Simplemente Calidad. Y esa máxima se aplica tanto a lo privado como a lo público en la gestión de los procesos de calidad.

§ 2. El no dar seguimiento a los planes, tareas y proyectos, se traduce en malos resultados y pésima gestión de calidad. Luis Abinader es en materia de cultura, el olvido del significante judío: la literatura. Varios meses atrás se reunió, jubiloso, con un grupo de intelectuales en el Palacio Nacional. Todo el mundo habló y muchos plantearon sus asuntos personales, otros simularon sus planes de hacer negocios con el Estado y sus ministerios. Yo le planteé al mandatario una cuestión de orden cultural de interés para toda la sociedad, la educación, la cultura, la lectura: la compra de las bibliotecas de Marcio Veloz Maggiolo, Carlos Esteban Deive, Manuel Mora Serrano y Jorge Tenas Reyes antes de que sean compradas por los cazabibliotecas de las universidades estadounidenses. Este tipo de compra es una desnacionalización de doble vía de la cultura dominicana: de parte del depredador y de parte del intelectual dominicano. Ya sucedió con la biblioteca de Virgilio Díaz Grullón. Desde el Ejecutivo se me pidió copia de la petición leída en Palacio y supongo que Abinader instruyó a la ministra de Cultura, Milagros Germán. Sostuve una brevísima reunión de pie en el antedespacho de la ministra y se comprometió a integrar la Comisión que sugirió Abinader para que evaluara y negociara con los propietarios de las referidas bibliotecas el precio a pagar. Dicha Comisión estaría compuesta por Roberto Cassá, Rafael Peralta Romero y el suscrito. Al día de hoy, cero invasión, como diría Paco Escribano, es decir, cero resultado, al igual que la donación y equipamiento de un local para la Casa del Escritor Dominicano e igual que en el asunto de la Academia Dominicana de la Lengua que, desde su fundación en 1927, carece de incorporación legal otorgada por el Poder Ejecutivo y funciona por inercia como una asociación más en el seno de la sociedad, pero que los diferentes gobiernos dan la incorporación como un hecho.

§ 3. Bueyes cansados parecen los funcionarios de este Gobierno, quienes aspiran que por su linda cara el pueblo elija al Gobierno para un segundo mandato en 2024. Al parecer quien es una bestia que trabaja sin descanso es el presidente Abinader, al superar la inercia tradicional del comerciante y adoptar la ideología del empresario emprendedor que sabe que la vida es urgente.

Puede leer: Nueva York se dispone a restringir armas en público tras fallo del Supremo

§ 4. No es asunto del covid-19, pues ya antes de la pandemia había observado yo desde las aulas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo un gran cansancio, apatía e indiferencia de los estudiantes y, por ende, de la sociedad y barrios de donde provienen, ante los proyectos de gran trascendencia, ante la novedad del conocimiento y las nuevas teorías literarias. Los estudiantes eran un cuerpo abatido. Traté de animarles con un curso que duró varios semestres para mostrarles que ese cansancio, esa apatía y esa indiferencia por el combate a la cultura light patrocinada por el neoliberalismo económico era algo exultante y que valía la pena para no sucumbir ante el pesimismo. Pero mientras más nos adentrábamos en el análisis de los textos literarios producidos en nuestra sociedad por autores light, menos era el interés de los estudiantes. Querían a toda costa el título de licenciado para conseguir un puesto de profesor o engancharse a la política como único medio de movilidad social y acumulación de riquezas o de un sueldito para mal vivir. Ante esta realidad tan cruda, decidí solicitar mi jubilación en 2013.

§ 5. Ahora, con la amenaza del covid-19 y su rebrote flamante y su contagiosa variante Ómicron, con el producto de las secuelas económicas dejadas por la pandemia (desempleo, quiebras, baja del turismo, enlentecimiento de los proyectos de inversión, la criminalidad bestial, los atracos, los feminicidios, la inoperancia de la Policía, el temible tránsito por calles y carreteras, un Congreso Nacional inoperante y ultraconservador que aborrece la aprobación de cualquier medida en beneficio de las mujeres (ellas forman el 51 % de la población), el apego genuflexo a los dictados de un imperio en disolución, ahora el panorama se ve más sombrío que antes, porque conocemos por la televisión, directo y en vivo, de inmediato, los destructores efectos económicos de la guerra entre Rusia y Ucrania y cómo esta guerra ha provocado una parálisis de las exportaciones a Occidente de las mercancías necesarias a su desenvolvimiento. Hemos visto la estrategia rusa de prolongar la guerra de desgaste para debilitar todas las economías de la Unión Europea, ahora con el cierre del suministro de gas y petróleo, que será más caro para estos países propiciadores del apoyo a Ucrania pues tendrán que comprar esos productos a países muy alejados de Europa. Y por su parte, la OPEP que aguantó pacientemente los precios bajos del petróleo impuestos por los grandes países consumidores, ahora que el barril ha subido casi a 100 dólares, se niegan a aumentar la producción como forma de solventar los déficits de la época de las vacas flacas. Hay inflación por todas partes del mundo y amenaza de recesión, retardo en la entrega de mercancías, una huida enorme de empleados calificados que no quieren volver a los puestos de trabajo en el sector salud, aviación, conductores de camiones que transportan mercancía. Escasez de gas, petróleo, cereales, aceite de soya o girasol, repuestos de automóviles, trenes vacíos, aminoramiento de los turistas en los grandes centros vacacionales.

En fin, que el panorama económico se pinta feo para América Latina con la inflación y a veces amenaza de recesión en todo el mundo, pese a la subida al poder de gobiernos liberales o izquierdistas por todas partes. Putin y su teoría del fin del neoliberalismo unipolar para dar paso a una nueva era de gobiernos multipolares con China, Rusia y la India como nuevos líderes que invocan su indiferencia ante las ideologías de los gobiernos y construyen una visión que ve en el comercio entre las naciones una forma de ganar-ganar, mientras que el bloque occidental con los Estados Unidos, la Unión Europea y la Otan a la cabeza solo ven ganadores y perdedores.

§ 6. En Santo Domingo no todo ha naufragado todavía, pero los indicadores que muestran el estado catastrófico de la educación, la justicia tardía para los procesos de corrupción y el descargo de imputados de haber recibido sobornos en los casos Tucano, Odebrecht y otros parecidos, el temor a los poderes del narcotráfico, el lavado de activos, la regulación de las bancas de loterías, no apuntan a buen fin. Y a todo esto se pinta una vuelta del trumpismo en las elecciones legislativas y luego en las presidenciales, salvo que encarcelen a Donald Trump por evasión de impuestos o por conspiración para desconocer el resultado de las elecciones de 2020 y quedarse cuatro años más en la Casa Blanca, el panorama de Biden, de los demócratas y de los Estados Unidos es sombrío y se pinta de violencia terrorista y el desconocimiento de los derechos adquiridos a través de medidas liberales que llevaban en vigencia más de medio siglo. El asesinato de Orlando Jorge Mera en su propio despacho hundió todavía más a la sociedad dominicana en la apatía, el desencanto y el malestar que ya venían royéndole desde los mandatos de Leonel Fernández y Danilo Medina, cuya impunidad y la de sus funcionarios corruptos lacera como un latigazo en la frente a los dominicanos que aborrecen los pactos de los gobiernos que suben con los corruptos que salen del poder. La sociedad dominicana está cansada, apática, indiferente ante los borrones y cuenta nueva, indicio de que se va por mal camino.

Le puede interesar: Haití registra 326 secuestros en el último trimestre, según organización

§ 7. En Europa, Francia y España, nuestros primeros relacionados en comercio y cultura están averiadaos. Macron tratará de que la oposición bloquee los proyectos de ley para responsabilizarla del fracaso en los medios. Cosa fácil de lograr, pues la NUPES y el RN de Marine Le Pen son irreconciliables y si esto se produce, podría disolver el Parlamento, llamar a nuevas elecciones, pero esta es una jugada peligrosa.

Pedro Sánchez dirige un Gobierno que pende de un hilo. Un voto de diferencia salva su Gobierno de caer en el precipicio. Como dije, Europa tendrá que pagar el gas y el petróleo más caro que cuando Rusia se los suministraba. Esto atiza la inflación, que ya se ve como disparo de los precios de todo lo que sea canasta familiar y más allá. Hasta la burguesía española pide ayuda a Sánchez.

§ 8. Ante esta amenaza de incendio en la pradera, nuestro país debe prepararse y sembrar el territorio de víveres, hortalizas, vegetales y arroz e incentivar a los productores de leche y carne a producir más. Con la guerra de Ucrania, guerra de desgaste, aprovechada por Rusia para reconfigurar el mapa geopolítico de Europa, ayudada por China, que aguarda en silencio y se prepara para ocupar Taiwán al menor asomo de intrusión extranjera, lo que se ve desde lejos en Ucrania es un inmenso cascarón de ciudades destruidas y los puertos estratégicos ocupados y cuya última ciudad en caer, Kiev, es cosa de tiempo. Guerra de desgaste cuyo objetivo es destruir lo que queda en pie y causar una derrota sicológica a lo que queda de Ucrania. Mal cálculo de Occidente, la UE y la Otan, paralizadas en su accionar al no ser Ucrania un país miembro de la UE o la Otan y ahora llevan su candidatura a miembro de la UE para igualarla a otros que llevan veinte años intentando inútilmente ser miembro de ese club. Pero la UE le exige a Ucrania para ser miembro de esa élite que debe democratizar las instituciones, acabar con la corrupción y otras lindezas democráticas de derechos humanos que esos países no conocen y están culturalmente acostumbrados a ser autoritarios.

Desde Ucrania y Rusia mermará el número de turistas que vacacionaban durante el año en la República Dominicana y dejaban pingües ingresos en divisa fuerte. ¿Quiénes sustituirán esos dólares o euros en medio de una inflación generalizada en Occidente?

Volodímir Zelenski

§ 9. Sigo aquí, desde mi atalaya de albayalde, impertérrito, desde la poética y el Partido del Ritmo de la República Dominicana, observando el mundo, sin optimismo ni pesimismo institucionales, ya que en las prácticas de sujetos no hay asombro. Todo es predecible. Solo hay que bucear profundamente, hasta encontrar los más íntimos secretos de los seres humanos. Todo el mundo guarda en lo recóndito de su ser un secreto. Al detective se le encomienda la tarea de descubrirlo. A quien vigilan, no se escapa, pero al que acuñó la frase le agarraron asando batata en la autopista 30 de Mayo. Y todo por una vagina. Esta, dicen los maledicentes, jala más que una yunta de buey. Y pensar que son muchos los que han perdido la vida en el palenque, en el suelo o en una mesa de juego por una vagina. Scanlan, el general Santiago Pérez y el mayor César Lora entre los casos más sonados. Definitivamente, la pandemia del covid-19 cambió para siempre la sicología del sujeto dominicano.

Ahora es ultraconservador, mágico-religioso fanático, enemigo acérrimo de los proyectos colectivos, postergados hasta la médula, clientelista y patrimonialista empedernido, se compromete con promesas que sabe de antemano que no cumplirá, genuflexo ante todo lo que sea extranjero, bovarista, demagogo, elogiador sin motivo y halagador de mentira, manipulador hasta la tambora. Es materialista, consumista, relativista permisivo y hedonista. El sujeto dominicano asumió la ideología de la cultura light impuesta por la globalización y el neoliberalismo. Hay que contratar a la ONE para que realice una encuesta y determine cuántos dominicanos de los 10 y pico de millones que habitamos la República Dominicana no somos militantes de estos rasgos de la cultura light.

¡Solamente nos faltan 472 años para convertirnos en un Estado nacional verdadero! ¡No os desesperéis!, grita Américo Lugo.

Publicaciones Relacionadas