El hilo dental, un complemento indispensable

Las piezas dentarias poseen varias caras o superficies: la oclusal, la cual realiza la función masticatoria; vestibular, dirigida hacia los labios; palatina o lingual, dependiendo de la arcada donde esté ubicada la pieza dentaria; y mesial y distal. Estas dos últimas son las que entran en contacto con las piezas vecinas, las mesiales se dirigen hacia la línea media de la arcada y las distales hacia la articulación tempero mandibular.

Todas sin excepción deben ser higienizadas correctamente eliminando la placa bacteriana en su totalidad. Es imposible llevar el cepillo dental hasta las superficies mesiales y distales. Sin embargo estas áreas son ideales para el acumulo del biofilm y descalcificación.

Ya en la antigüedad, el hombre prehistórico usaba ramitas de árboles, huesos, para eliminar restos de alimentos entre los dientes, siendo estos los antecesores del hilo dental que hoy día es usado como un complemento indispensable en la rutina de higiene oral.

El creador del hilo dental es el Dr. Levy Spear Parmly (1790-1859), profesional apasionado con la higiene oral y sus beneficios en materia de prevención y salud oral, quien no pudo ver los resultados de su invento.

En su inicio el hilo dental era de nylon, más tarde el Dr. Bass lo introdujo en seda. Actualmente existen en el mercado diferente tipos, asesórese con su odontólogo y él le recomendará el más indicado para su caso.

El inicio del uso del hilo dental debe ser a edad temprana, los niños deben empezar junto al cepillado, el manejo de la técnica amerita destreza y la mejor forma de desarrollarla es con la práctica.

Todos los pacientes con piezas dentarias en la cavidad oral deben usarlo, no importa que estén en tratamiento ortodóntico, que sean portadores de prótesis dentales o implantes. Existen aditamentos que le facilitarán el uso, recuerde la placa bacteriana o biofilm debe ser eliminada diariamente de la cavidad oral.

El hilo dental debe deslizarse suavemente entre las superficies interproximales, este proceso se dificulta en ocasiones debido a mal posiciones dentarias o restauraciones inadecuadas, ambas situaciones deben ser corregidas, pues estas son facilitadoras del acumulo de alimentos y predisponen al desarrollo de la caries dental y enfermedad periodontal.

Técnicas para el uso del hilo dental: tomar un trozo de aproximadamente cincuenta centímetro de largo, no debe deslizarse la misma porción en diferentes superficies, pues se estaría llevando de un lado a otro el biofilm. El hilo se enrolla en el dedo anular y los dedos pulgar e índice son los que realizan el trabajo de deslizarlo entre las superficies interproximales.

Para sus preguntas puede escribir a: odontodom.info@gmail.com.