El infarto agudo del miocardio

http://hoy.com.do/image/article/8/460x390/0/5F25AC7D-ABB7-4152-A44B-70241232C9F0.jpeg

La obstrucción de una arteria coronaria en forma súbita o abrupta produce cualquiera de los componentes del síndrome coronario agudo, que son el infarto agudo del miocardio y la angina inestable.

En el caso del infarto agudo del miocardio ocurre obstrucción total de la arteria coronaria responsable de la irrigación sanguínea de ese órgano, lo que conlleva a daño cardíaco, mientras que en la angina inestable la obstrucción afecta parcialmente la arteria o, cuando lo hace en forma total, una red de vasos colaterales impide que se produzca la muerte de las células del corazón.

[b]SINTOMATOLOGÍA[/b]

De manera característica el paciente se queja de dolor retroesternal o sea, en el medio del tórax. El dolor es de tipo profundo, de gran intensidad y hace que el paciente manifieste que siente “como si le estuvieran oprimiendo el tórax”. El dolor puede irradiarse a hombro y brazo izquierdos, mandíbula y cara lateral del cuello.

Aunque esta es la sintomatología característica, existen otras formas de presentación como son dolor en el epigastrio (boca del estómago), que el paciente confunde con un problema estomacal gastritis o úlcera , dolor punzante en el tórax, dificultad para respirar, palpitaciones secundarias a arritmia cardíaca y pérdida súbita del conocimiento.

[b]FACTORES DE RIESGO[/b]

Es conocido por la cantidad de investigaciones realizadas en poblaciones, que el infarto agudo del miocardio se desarrolla en arterias coronarias que tienen una placa aterosclerótica que se ha formado con el transcurso del tiempo en pacientes que tienen factores de riesgo.

Esta placa se rompe o erosiona y expone su tejido, lo cual favorece que unas células que hay en la sangre denominadas plaquetas se agreguen unas con otras y formen un trombo sobre la placa. Dependiendo del tiempo que dure dicho trombo y por la activación de la coagulación, se va a producir una angina de pecho o un infarto agudo del miocardio.

[b]DIAGNÓSTICO[/b]

En todo paciente con dolor de pecho debe realizarse rápidamente un electrocardiograma, estudio de enzimas cardíacas y si es posible, ecocardiograma. Con la presencia de síntomas característicos y alteraciones electrocardiográficas, ecocardiográficas y enzimáticas, hacemos el diagnóstico.

[b]TRATAMIENTO[/b]

El objetivo principal del tratamiento del infarto es destruir el trombo agudo que obstruye la arteria coronaria y eso lo logramos con el uso de medicamentos denominados trombolíticos, como la estreptokinasa que es la más usada en el país. Otra opción es llevar al paciente a cateterismo cardíaco sin pérdida de tiempo y realizar lo que se conoce como angioplastía coronaria con implantación de Stent.

De estas dos alternativas la mejor es la segunda, pero debido a las limitaciones en los laboratorios de cateterismo cardíaco en el mundo entero, el tratamiento con trombolíticos es el más utilizado.

Todos los pacientes con infarto agudo del miocardio deben recibir inmediatamente una aspirina y ser ingresados en una unidad de cuidados intensivos, donde deben administrárseles medicamentos antitrombolíticos como la heparina, antiisquémicos y vasodilatadores.

Está demostrado que estos medicamentos evitan que los pacientes mueran al ingresar a un centro hospitalario. Con ellos, los afectados por un infarto deberán prepararse para el regreso a su casa, por lo que antes de darles de alta realizamos pruebas complementarias para determinar su pronóstico.

Aquellos que han recibido angioplastía al momento de su ingreso podrán irse tempranamente a su casa, sin necesidad de otras pruebas, pero aquellos a quienes no se les ha podido realizar dicho procedimiento, deben someterse, cinco o siete días post infarto, a una prueba de esfuerzo, siempre y cuando estén estables, es decir, sin dolor toráxico y sin datos de fallo cardiaco.

[b]LA PRUEBA DE ESFUERZO NOS PERMITE MEDIR LAS SIGUIENTES CONDICIONES:[/b]

1. Definir si el paciente tiene isquemia residual, es decir si hace tempranamente o con poco ejercicio, síntomas de dolor de pecho o alteraciones en el electrocardiograma, pues ellos deberán ser sometidos tempranamente a estudios de cateterismo y determinar la necesidad de revascularización por angioplastía o cirugía de bypass coronario.

2. Determinar la cantidad de ejercicio que una persona puede hacer cuando se envía a la casa. Esto es muy importante, pues en la década de los 60, a los pacientes que sufrían un infarto agudo del miocardio se les indicaba hasta tres meses de descanso absoluto. Hoy en día el objetivo es que el paciente se integre lo mas rápidamente posible a sus labores cotidianas, incluyendo trabajo y ejercicios. Son estos últimos los que impedirán el desarrollo de un nuevo evento coronario.

Finalmente, los pacientes deberán controlar los factores de riesgo, dejando de fumar inmediatamente, controlar las grasas, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, la obesidad o sobrepeso y la vida sedentaria.

Con estas medidas los afectados de un infarto agudo del miocardio podrán desarrollar una vida normal y su pronóstico será muy bueno.

[b]FACTORES DE RIESGO PARA EL INFARTO AGUDO DEL MIOCARDIO[/b]

1. Hipertensión arterial sistémica

2. Diabetes mellitus

3. Fumar

4. Aumento del colesterol y los triglicéridos

5. Historia de enfermedad coronaria en el padre antes de los 55 años y de la madre antes de los 65 años edad

6. Obesidad

7. Vida sedentaria

[b]Fulgencio Severino es cardiólogo[/b]