El látigo de la injusticia social sobre salarios bajos

El látigo de la injusticia social sobre salarios bajos

La ley de pretensión equitativa que hasta 2018 gravaba los ingresos personales exceptuando de tributar a los contribuyentes que perdieran poder de compra por el alto costo de la vida, implacablemente ascendente, cayó en desgracia de gobiernos sucesivos hasta el día de hoy.

El saludable mecanismo denominado indexación anual para ajustar los impuestos al daño que la inflación causa a las familias fue desactivado y desde entonces una acción recaudadora desproporcionada se aplica a los integrantes del segmento poblacional que percibe más de 33 mil pesos mensuales aunque el ascenso de categoría siga siendo insuficiente para la subsistencia. Un abuso a la clase media, sobre todo.

Se estima que al Estado seguir renegando de la exención fiscal de propósitos sociales solo en este año captaría más de diez mil millones de pesos en exceso extraídos de quienes menos dinero reciben por sus desempeños laborales.

Le invitamos a leer: Ausencia presidente CONEP motivó posposición diálogo para aumentos

Hombres y mujeres que no tienen forma de eludir ni evadir tributos, habilidades que no les son privativas y que al ser practicadas impunemente por gente de más recursos son las que realmente mantienen enflaquecido al erario.

Surge el reclamo de que el Gobierno ponga fin a la inequidad que acentúa la mala distribución de las riquezas y deje de aplicar a los más débiles impuestos originalmente dirigidos a la rentabilidad de empresas e individuos. La indexación fue sepultada para proteger ingresos al Estado pero a costa de los que menos ganan.

Publicaciones Relacionadas