El Mar: una farmacia natural, para lograr la salud integral  

En la actualidad, muchos laboratorios cosméticos investigan los secretos del mar para incorporarlos a los productos de belleza más novedosos.

Uno de los obsequios marinos más apreciados por la industria cosmética son las algas.

Los laboratorios han aprovechado todas sus propiedades para incorporarlas en la composición de mascarillas, tónicos, cremas, etc.

Estas plantas, que se nutren por osmosis, absorben los elementos activos del mar y contienen altísimos niveles de sales minerales como yodo, magnesio, potasio, hierro y zinc, además de vitaminas y otras sustancias.

Las algas se pueden clasificar en verdes, pardas, rojas azules y calcáreas.

Entre los fondos rocosos de las costas gallegas, en la región francesa de Bretaña y el sur de las Islas Británicas se recolectan las algas pardas. Entre ellas se encuentran las Laminarias, utilizadas en dietas de adelgazamiento.

Las propiedades de esta planta son beneficiosas para regular la producción de glándulas sebáceas, por eso es muy utilizada en los tratamientos antiacné.

También pertenecen a este tipo las Fucus y Ascophylum que destacan por su contenido en yodo.

Las algas verdes son las que se encuentran más cerca de la superficie.

Sus propiedades son muy beneficiosas para combatir la celulitis y la retención de líquidos.

El compuesto más utilizado en cosmética es la Spirulina debido a su gran poder adelgazante.

Por ello, está presente en todos los tratamientos para bajar peso. Por su parte, las algas rojas se aplican en el tratamiento de gastritis y diarreas, como anticoagulantes.

La Chondrus Chrispus y la Gelidium son desintoxicantes y se emplean como complemento en regímenes de adelgazamiento para contrarrestar la retención de líquidos.

Además de algas, el mar esconde muchos secretos para mejorar la belleza y salud de la piel y frenar el envejecimiento.

La misma agua de mar es muy beneficiosa, ya que su composición es muy similar a la de nuestro plasma sanguíneo.

De ahí que los laboratorios hayan creado el “agua isotónica”, pues la aplicación directa del agua marina puede originar deshidratación en la piel debido a su elevada concentración de cloruro sódico.

Helioterapia

El clima de las cosas está regulado por la acción neutralizadora del mar. Las temperaturas tienen menos oscilaciones, la humedad es alta y las radiaciones solares son más ricas en ultravioletas, debido a la intensa luminosidad y a la difusión de la luz.

Todas estas condiciones hacen que las curas de mar, conococidas como helioterapia marina, sean un método ideal para tratar enfermedades de la piel, de los huesos y otras muchas patologías.

La osteoporosis se beneficia de la helioterapia, ya que las radiaciones solares son necesarias para sintetizar la vitamina D3.

Las lesiones ulcesoras, las heridas con mala cicratización y los estados de convalecencia de diferentes enfermedades mejoran de forma rápida con sesiones de helioterapia.

Por otro lado existen trastornos del comportamiento, como la neurosis, la depresión, la ansiedad e incluso el insomnio, que también mejoran durante la estancia junto al mar.

Los baños de mar

La acción beneficiosa del agua de mar se realiza a través de los baños. Este tipo de agua de forma directa y a través de su compisición química, hace que sustancias iónicas incidan de manera saludable sobre la composición de los tejidos y más intensamente sobre la piel y la mucosa.

La temperatura del agua actúa directamente sobre el sistema vascula periférico, ocasionando una vasoconstricción cutánea y una vasolidatación central con aumento de la intensidad respiratoria y de la función cardiaca.

Además la acción del oleaje y de las corrientes sobre el cuerpo nos obligan a realizar un permanente esfuerzo para mantener el equilibrio y para movernos dentro del agua, lo que estimula la realización del ejercicio físico y merjoa nuestros músculos y articulaciones.

Efectos terapéuticos del agua de mar

Estos beneficios se reciben a través del contacto directo con la piel y las mucosas, por medio de la inhalación y también por la acción dinámica de las olas y de las mareas.

Actúan directamente sobre la piel manteniendo su hidratación y favoreciendo la estabilidad del manto ácido.

El agua del mar lava e i hidrata las mucosas respiratorias, sobre todo a nivel de fosas nasales y nasofaringe.

Estimula la realización de ejercicio físico, por la acción dinámica de las olas y la práctica de la natación.

El contacto con el mar y su entorno relaja psiquicamente, aumenta el apetito y favorece el sueño tranquilo.

Estimula el metabolismo en general, ayuda en la convalecencia de enfermedades, mantiene la forma física y retrasa el envejecimiento.

El paseo por la playa

Pasear por la playa, siempre que sea posible, se ha convertido en una actividad muy extendida. Y esto es debido a la mejoría que notamos cuando lo realizamos de forma habitual. El paseo al borde del mar, descalzos ocasiona un beneficio evidente en nuestros pies y por supuesto en nuestro corazón. Pasear es la forma más fácil de hacer ejercicio; una manera ideal de mantenerse en forma y al ser una actividad que se realiza en la playa y al aire libre nos pone en contacto con la Naturaleza y nos hará sentirnos mucho más ágiles, fuertes y resistentes.

Beneficios del paseo en la playa

Mejora el rendimiento cardiaco y la capacidad pulmonar.

– Estimula la producción de tejido óseo, evitando con ello la aparición de osteoporosis.

– Ayuda a contrar el sobrepeso y la obesidad.

– Aumenta la fuerza y mejora el desarrollo muscular de las extremidades inferiores.

– Refuerza los músculos y los tendones de los pies.

– Incide de forma beneficiosa en nuestro estado de ánimo, proporcionando relajación y beneficiando el sueño.

La clave

Temperatura y movimiento

La temperatura del agua actúa directamente sobre el sistema vascula periférico, ocasionando una vasoconstricción cutánea y una vasolidatación central con aumento de la intensidad respiratoria y de la función cardíaca.

Además la acción del oleaje y de las corrientes sobre el cuerpo nos obligan a realizar un permanente esfuerzo para mantener el equilibrio y para movernos dentro del agua, lo que estimula la realización del ejercicio físico y mejora nuestros músculos y articulaciones.

El dato

Otros beneficios

La  acción del oleaje y de las corrientes sobre el cuerpo nos obligan a realizar un permanente esfuerzo para mantener el equilibrio y para movernos dentro del agua, lo que estimula la realización del ejercicio físico y merjora nuestros músculos y articulaciones.

En todo sentido que lo experimente, sin dudas el mar es toda una farmacia natural a la disposición de todos, pero por supuesto sin olvidar el filtro solar.