El melocotón, el melón y el kiwi, son las frutas que provocan más alergias

Efe. Reportajes. A pesar de que los alimentos nunca han sido tan sanos y económicos como hasta ahora en la historia de la humanidad, los riesgos de alergia provocada por el contacto con algunos tan naturales como el melocotón, el melón o el kiwi, son elevados en personas cuyo organismo no los tolera.

En estos casos la única solución efectiva es la abstención de comer este tipo de frutos, aunque también se están ensayando algunas vacunas con cierto éxito.

Los alimentos nunca han sido tan sanos y accesibles como hasta ahora en la historia de la humanidad, pese a no ser naturales en muchos casos. Y aunque nunca hasta ahora tampoco se había permitido a los humanos disfrutar de una alimentación tan rica y variada, también es muy cierto que cerca de 2,500 millones de personas de países pobres y en desarrollo tienen dificultades para lograr el sustento diario.

En cualquier caso, esta posibilidad de acceso a una alimentación más completa se ha traducido en unos índices de longevidad más elevados.

Francisco García Olmedo, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Politécnica de Madrid e ingeniero agrónomo, destaca como experto en la materia que “el alimento básico actual vale cuatro veces menos que hace 40 años y 18 menos que en el siglo XVIII”.

El profesor advierte sin embargo que esta abundancia ha llevado a muchas personas a adoptar pautas “no deseables”, una actitud que está en la génesis de la obesidad convertida en una de las “epidemias del siglo XXI”.

Comida segura

Pero no es la obesidad el tema que nos ocupa, sino los riesgos de alergia por intolerancia a ciertos alimentos, a pesar de que, según García Olmedo, “la comida, en general y con algunas excepciones, nunca ha sido tan segura desde el punto de vista sanitario”.

La alergia a los alimentos, además de ser la causa más frecuente de asistencia por anafilaxia en los servicios de urgencias, provoca una clara disminución de la calidad de vida del paciente y un incremento tanto de los gastos sanitarios como del absentismo laboral o escolar. En Estados Unidos, por ejemplo, el número de niños y jóvenes que sufren alergias a alimentos ha aumentado en un 18% en los últimos diez años, aunque los hispanos son menos propensos a padecerlas, de acuerdo con un estudio de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) divulgado este octubre.

El informe dice que cerca de 3 millones de menores de 18 años reportaron algún tipo de alergia digestiva o a alimentos en el citado país en 2007, comparado con 2.3 millones en 1997. Los niños hispanos, con el 3.1%, constituyen el grupo étnico que padece en menor proporción de alergias a alimentos en comparación con un 4% entre los menores afroamericanos y un 4.1 entre los blancos no hispanos.

Leche, huevos, pescado, mariscos, soya, trigo y algunos frutos secos, como el maní y las nueces, figuran en la lista de alimentos causantes del 90% de los casos de alergias digestivas entre menores y jóvenes estadounidenses. Las reacciones al consumo o contacto con este tipo de alimentos pueden ser fatales: desde una sensación de hormigueo alrededor de la boca, hasta la urticaria o incluso la muerte en los casos más severos.

Productos vegetales

En el vigesimoquinto Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIC), celebrado recientemente en Valencia (este), se dio a conocer otro informe según el cual cerca del 8% de los menores de 4 años y el 2% de los adultos sufre alguna reacción alérgica a los alimentos, que puede incluso llevar al shock anafiláctico, que no es otra cosa que el umbral de la muerte.

Los alergólogos también revelaron que frutas tan aparentemente inocentes como el melocotón, el melón y el kiwi son los alimentos de origen vegetal que provocan más alergias.

En los medios de comunicación es frecuente leer recomendaciones de lo saludable que resulta el consumo de frutas como la referida. Según algunos estudios, la piel del melocotón –paradójicamente la causante directa de las alergias a las personas intolerantes- podría tener propiedades anticancerígenas. 

El doctor Tamim Malek, jefe de la Unidad de Alergología del Hospital General de Castellón (este de España), aclara que la alergia alimentaria está “estrechamente ligada” a la sensibilización a ciertos pólenes, ya que comparten alérgenos comunes.

“Es lo que denominamos reacción cruzada”, precisa el especialista, quien agrega que seis de cada diez alérgicos al polen pueden presentar síntomas secundarios tras la ingesta de alimentos asociados.

De otro lado, la SEIC ha puesto en marcha la “red vegetalia”, dirigida a la investigación de la alergia a los alimentos de origen vegetal en España, con el fin de dar una respuesta que permita sentar las bases para mejorar los métodos diagnósticos y las actitudes terapéuticas encaminada a prevenir, curar o mejorar la calidad de vida de los pacientes. Según el coordinador de esta red y alergólogo de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, Javier Cuesta, el objetivo de esta entidad está encaminado a los alimentos de origen vegetal (frutos secos, verduras y frutas), que son la primera causa de alergia a alimentos entre adolescentes y adultos en la población española.

El 45% de los alérgicos a alimentos de origen vegetal lo son al melocotón, seguido del melón y el kiwi (30%). En otros porcentajes menores figuran nueces, manzanas, maní, almendras y guineo.

Alergia a la avellana

El Dr. Malek advierte que en la actualidad el único tratamiento de la alergia a alimentos consiste en evitar el producto causante de la reacción alérgica, aunque el alergólogo precisa que esto “no siempre es suficiente”.

En los últimos años se ha perfilado la inmunoterapia o vacunación antialérgica como vía de tratamiento eficaz frente a la alergia a alimentos, consistente en administrar determinadas cantidades del alérgeno con el fin de producir respuestas inmunitarias que crean tolerancia frente a dichos alimentos.

En 2005 se llevó a cabo un experimento en el Hospital General de Castellón con una vacuna frente a la alergia a la avellana. Consistió en un estudio doble ciego que incluyó a 23 pacientes con alergia a este fruto seco, los cuales fueron divididos en un grupo que recibió inmunoterapia y otro placebo.

Las claves

1.  La alergia

A los alimentos, además de ser la causa más frecuente de asistencia por anafilaxia en los servicios de urgencias, provoca una clara disminución de la calidad de vida del paciente.

2.  Las reacciones

Al consumo o contacto con este tipo de alimentos pueden ser fatales: desde una sensación de hormigueo alrededor de la boca, hasta la urticaria o incluso la muerte en los casos más severos.

3.  En los últimos años

Se ha perfilado la inmunoterapia o vacunación  como vía de tratamiento eficaz frente a la alergia a alimentos.

Zoom

La sensibilización

Ante el problema del incremento de esta patología ha desembocado en la aparición de iniciativas para exigir a los restaurantes que tengan un botiquín con adrenalina para tratar alergias alimentarías. En España, por ejemplo, existe el proyecto FAR (Formación Alergológica para Restaurantes).