El mercado binacional

República Dominicana y Haití se benefician mutuamente del intercambio comercial que de manera informal se da entre estos dos pueblos. Nuestras exportaciones hacia el vecino país satisfacen necesidades de sus habitantes y nuestras importaciones desde el mercado haitiano operan de manera similar, a pesar del desbalance que en nuestro favor tiene el intercambio. El comercio no tiene ideología ni bandera y eso explica que el intercambio comercial entre este país y el pueblo haitianos sobreponga a todos los obstáculos, habidos y por haber.

Por el vigor que caracteriza ese intercambio entendemos que el mercado binacional que tiene como punto de encuentro Dajabón, debe mantenerse y operar bajo las regulaciones dominicanas en los aspectos migratorios y de otro género. Una premisa similar debería valer en el caso de que el mercado binacional estuviese ubicado en territorio haitiano, pues estaría regido por las leyes de Haití.

Las operaciones del mercado binacional no deberían ser perturbadas por eventos basados en criterios de nacionalismos y otros factores afines. En el mundo entero, las ideologías y los credos religiosos se han hecho a un lado para facilitar el comercio como instrumento con lenguaje, reglas y códigos propios y que que beneficia las economías de los pueblos.

Saber idiomas abre puertas

La reciente graduación de ocho mil jóvenes que participaron en el programa “Inglés de inmersión para la competitividad” permite captar hasta dónde ha crecido en el país el estudio del inglés como segundo idioma, impulsado por la demanda creciente de personal bilingüe para servicios como los “call centers” y las empresas extranjeras con inversiones en el país. Un segundo idioma, y básicamente el inglés, es una llave que abre muchas oportunidades en un mundo globalizado por el auge comercial.

Con este grupo de graduados tiene el país personal capacitado no solo para el trabajo que demande esta destreza, sino también para ayudar a los estudiantes de los niveles básico e intermedio a dar sus primeros pasos en el aprendizaje de esta lengua. La alta demanda de personal bilingüe debe estimular a los jóvenes a optar por estudiar inglés u otros idiomas y así estar aptos para el mercado de trabajo.