El Mercado del Marisco cumple 20 años con pescado “bueno y barato” en Panamá

mercado

Panamá. Al final del paseo marítimo y a un paso del centro histórico de la capital panameña, se levanta el turístico e icónico Mercado del Marisco, una estructura gris y azul con forma de nave industrial, que ha contribuido a acercar el pescado al pueblo panameño y que este fin de semana cumple 20 años.

“Es el mejor mercado de Centroamérica”, dice convencida Margarita, una de las tenderas más veteranas de la lonja.   Panamá es el país de Centroamérica con el mayor consumo per cápita de pescado, cerca de 23 kilogramos al año, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Pero, como en la mayoría de los países del mundo, en Panamá los precios del pescado y del marisco son estratosféricos y, en ocasiones, inalcanzables para el común de los mortales. La situación se agrava cuando hay déficit de mercados de abastos, como ocurre en la capital panameña.   “La gran mayoría de la producción pesquera va a la exportación y al sector turístico”, explica el Oficial de Pesca y Acuicultura de FAO para Mesoamérica, John Jorgensen.

El Mercado del Marisco es, sin embargo, un pequeño reducto donde los panameños pueden encontrar pescado “bueno, bonito y barato”.   Construido en 1995 por la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), en la actualidad cuenta con más de 130 puestos que venden a particulares, restaurantes y supermercados.

Cada tendero paga por el alquiler del puesto 70 dólares al mes.   “El Gobierno de Japón quiso ayudar a mejorar la seguridad alimentaria del país y a relanzar el sector”, apunta el director de JICA en Panamá, Kazumi Kobayashi.

Aunque la actividad diaria del mercado es trepidante y las cajas llenas de productos ruedan por doquier (Margarita confiesa que un sábado normal puede hacer tranquilamente 1.000 dólares de caja), este año el Mercado del Marisco celebra un cumpleaños un tanto agridulce.