El merengue social
es cosa del pasado

http://hoy.com.do/image/article/416/460x390/0/59311A28-FCC9-470C-95B9-0CC433B94864.jpeg

Las sociedades por más que se les oprima siempre buscan un mecanismo para protestar y ventilar, de una forma u otra, su descontento. Y es que al parecer   la opresión activa el ingenio en aquellos que desean mejores niveles de vida para sus conciudadanos.

Desde hace tiempo  nuestros merenguenos locales tomaron la lucha por demandas sociales en sus manos, pero no usando la violencia callejera, sino valiéndose de sus canciones.

La lista puede ser larga, pero haciendo un rápido ejercicio mental podemos mencionar a Wilfrido Vargas, July Mateo (Rasputín), Ramón Orlando, Richie Ricardo, Johnny Ventura y Alex Bueno, entre otros. Estos artistas incorporaron en sus repertorios este tipo de temas, que aún en la actualidad, escucharlos cae como anillo al dedo, con todo y tener como inspiración los problemas sociales de esos años.

Canciones como el “El funcionario”, donde se narra con música y el estilo de Wilfrido Vargas, el uso abusivo que los empleados  le pueden dar a las arcas del Estado. 

Rasputín hizo famoso el tema “Anja, unjú”, una sátira merenguera que sobredimensiona al extremo los beneficios del país en comparación con otras naciones desarrolladas

El ya retirado Richie Ricardo (El Natural), también sonó un merengue de contenido social, donde describe al dominicano pobre al momento de buscar un “fiao”, en el merengue  titulado “Señor pulpero”.

Escuchar el estribillo que dice “Vengo con un pique, vengo del batey, de ver tanta gente sin na’ de come’ i”, de un merengue de Johnny Ventura, rápidamente te hace recordar las grandes deficiencias alimenticias en los bateyes dominicanos.

Pero también Félix del Rosario hizo  popular la canción “Ya no tiene ganas”,  cantada por Felipe Jorge, una denuncia social del grito del hombre del campo  cuando ve perder su cosechas.  El Gran Comprés con su “Chepe” y  Alex Bueno con  “Los choferes”, nos dan una panorámica clara del estado de necesidad que imperaba en los años en que fueron escritas estas canciones.

Un poco más cerca, la historia registra nuevos críticos, que desde su tribuna artística muestran su desacuerdo a través del merengue. Este es el caso de Juan Luis Guerra con sus temas “Visa para un sueño”, “El costo de la vida”, “Ojalá que llueva café” y el “El Niagara en bicicleta”.

Hasta en el merengue de calle encontramos una canción que en voz de  Nelson  de la Olla se popularizó y que lleva por título  “Ay que olla”.

Con el tiempo hacer notar las desigualdades sociales en el ritmo vernáculo ha ido mermando, al punto  que actualmente el merengue de contenido social  brilla por su ausencia.

Parece que a los exponentes de hoy  poco les importa la lírica edificante. Que Dios nos cuide.

Algo más 

Otros merengues sociales

También  sonaron   insistentemente  temas como  “Esto no lo aguanta nadie”  y “No te montes en esa yola”, de Wilfrido Vargas.  El maestro  Ramón Orlando popularizó “Nueva York no duerme”, mientras  “El Caballo Mayor” Johnny Ventura  es recordado por  “Carbonero”. El maestro   Bonny Cepeda hizo éxito los merengues “Que canten los niños” y   “El hijo de Madame Inés”, entre otros.

Las claves

1.  Los Kenton

Uno de los más pegados exponentes del merengue de los ‘80 fueron Los Kenton, quienes grabaron el merengue “La política”.

2.  Alex Bueno

El llamado Mayimbito también tuvo la oportunidad de entonar un merengue de corte social titulado  “El chofer”, el cual narraba las vicisitudes de ese oficio.